El Surrbac se supera: la tarjeta de la fiesta de fin de año costará $ 8.300

El Surrbac se supera: la tarjeta de la fiesta de fin de año costará $ 8.300

Provinciales
0

Los empleados deben pagarla, quieran o no. Se les descuenta por recibo de sueldo.

Los afiliados al Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), que dirigen Mauricio Saillén y Pascual Catrambone, se enteraron de que deberán pagar $ 8.300, cada uno, para la tradicional fiesta de fin de año que organiza el gremio.

Según contaron varios recolectores a La Voz, delegados gremiales les hicieron firmar esta semana una planilla en la que aceptaban el descuento en sus sueldos, y así comenzar a pagar la tarjeta.

El Surrbac es conocido por organizar las fiestas más caras en el mundo sindical cordobés, que suelen incluir sorteos de automóviles cero kilómetros y la actuación de conocidas figuras del espectáculo.

Ya en la fiesta del trabajador del pasado 1° de Mayo, les descontó compulsivamente a cada uno de sus afiliados $ 3.750, en tres cuotas mensuales, lo que le aseguró una recaudación superior a los 10 millones de pesos.En el caso de la fiesta de fin de año, que empezarán a pagar de sus próximos sueldos, el gremio también se asegura una recaudación millonaria. El pasado 16 de julio, en el programa radial Actualidad sindical, Saillén dijo que su gremio cuenta con 3.600 afiliados. Esto significa que recaudaría casi 30 millones de pesos ($ 29.880.000), con esta tarjeta a $ 8.300.

Los recolectores que hablaron con este medio ratificaron lo señalado en oportunidades anteriores con respecto a que no pueden oponerse al descuento compulsivo del dinero porque corren riesgo de perder el trabajo: los directivos del sindicato ven con malos ojos a quienes no pagan y ya han hecho despedir a numerosos empleados por ese motivo.

Tal como informó La Voz, en fiestas anteriores, pese al elevado monto que el gremio suele cobrar por la tarjeta a sus afiliados, es habitual que Surrbac recurra a pedir donaciones a las empresas recolectoras de residuos, concejales o funcionarios de la Municipalidad, para que contribuyan económicamente con el festejo.

Surrbac ha hecho una práctica habitual de los descuentos en los sueldos de sus afiliados, que muchas veces no tienen más opción que pagar contribuciones a actividades políticas del gremio, como la entrega de juguetes y copas de leche a niños de barrios pobres.

LaVoz