Informe para comprender el conflicto en el Centro Universitario de San Francisco

Informe para comprender el conflicto en el Centro Universitario de San Francisco

Locales
0

Mientras se espera una resolución definitiva para la continuidad de algunas carreras, los actores políticos siguen jugando con el derecho de la sociedad. Todas las voces.

El derecho a la educación forma parte esencial de los derechos culturales contemplados en el artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH). Según el Comité de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CODESC) de las Naciones Unidas, “el derecho de toda persona a participar en la vida cultural está intrínsecamente vinculado al derecho a la educación, por medio de la cual los individuos y las comunidades transmiten sus valores, religión, costumbres, lenguas y otras referencias culturales, y que contribuye a propiciar un ambiente de comprensión mutua y respeto de los valores culturales” (Guillermo García, 2012).

El conflicto que atraviesa el Centro Universitario de San Francisco (CUSF) dependiente de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) continúa en vilo. Lo último que se conoció es que la Municipalidad de San Francisco se hará cargo de financiar dos carreras más luego de que desde la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación informaran que sólo se abrirán las inscripciones de Diseño Industrial para la cohorte 2018.

“Somos una ciudad que tiene un polo educativo muy grande y no vamos a permitir que el CUSF cierre”, expresó el intendente de San Francisco, Ignacio García Aresca, al anunciar que la Municipalidad se hará cargo de financiar una carrera más, probablemente Licenciatura en Comunicación Social y otra ligada a las ciencias económicas, en conjunto con el municipio, la UNVM y la Nación.

Afirmó que en estos días viajará a Buenos Aires para reunirse con autoridades del Ministerio de Educación con el fin de llevar esta propuesta de financiación y abrir las inscripciones lo antes posible.

“Vemos el esfuerzo que hacen muchos de los padres para que sus hijos puedan estudiar. Cientos de jóvenes sino estuviese el CUSF no podrían cursar sus estudios universitarios”, expresó.

Cabe aclarar que todas las cohortes ya iniciadas durante los cinco años de vida del CUSF concretarán su ciclo. Es decir, que los alumnos que actualmente transitan sus estudios tienen garantizado la continuidad de sus cursados.

La postura del Gobierno Nacional

Desde el Ministerio de Educación de la Nación informaron que para la cohorte 2018 sólo se abrirán las inscripciones de la carrera Diseño Industrial, en tanto que no se financiará más la carrera Licenciatura en Comunicación Social y Contador Público por no considerarlas pertinentes para la zona que está emplazado el Centro Universitario de San Francisco.

Al mismo tiempo sostienen que la “pertinencia de carreras” o “regionalización” ya fue planteada en el año 2016, cuando nuevamente se puso en duda la continuidad del CUSF y el municipio financió la apertura de la cohorte.

Incluso los funcionarios y candidatos del espacio político Cambiemos se expresaron en época de campaña legislativa en este 2017, apuntando a las autoridades de la Universidad de Villa María y al Municipio al expresar que sabían que tenían que ejecutar las gestiones para modificar el “perfil” de las carreras, pero no lo hicieron.

Además la propia diputada de Cambiemos, Brenda Austin, dijo que “el conflicto se creó por parte de sectores opositores con el fin de crear caos en plena campaña electoral”.

La postura de la Universidad

El rector de la UNVM, Luis Negretti, manifestó que se vieron sorprendidos ante la decisión del Gobierno Nacional de no financiar más las carreras que se dictan actualmente en el CUSF.

Indicó que “si bien en 2016 se había mencionado que se debía cambiar los perfiles de las carreras, a principios del corriente año desde el Ministerio de Educación avanzaron en una posición superadora para consolidar presupuesto permanente para este centro”.

A la vez narró que en ese entonces el ministro de Educación era Esteban Bulrich, pero cuando éste dejó el cargo para ser candidato a senador por la provincia de Buenos Aires, se dieron cambios en esa cartera.

“Al asumir Alejandro Finocchiaro en el ministerio de educación y Dania Tavella en la Subsecretaría de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias, nos dijeron que todo volvía atrás y no se abrirían las inscripciones de las carreras porque no se presentó el programa de pertinencia de carreras”, sostuvo Negretti, agregando que “de un mes para otro dieron marcha atrás con las gestiones superadoras que se llevaban adelante”.

Los estudiantes

Al comenzar el conflicto, muchos alumnos que actualmente cursan en el Centro Universitario llevaron a cabo una campaña de manifestaciones con el objetivo de que las autoridades nacionales, provinciales, municipales y universitarias resuelvan la discordia y garanticen la continuidad de la educación pública a la sociedad.

“Estamos en contra de este vaciamiento de la educación pública, en tres semanas cambiaron cuatro veces el discurso”, comentó Matías Declemente, integrante de la Revuelta Estudiantil.

Además, remarcó: “desde el Ministerio de Educación cuestionan que no hay egresados todavía, aunque las carreras son de cinco años y este 2017 es el quinto año que funciona el CUSF en la ciudad, por lo cual es imposible que haya estudiantes recibidos”.

Pidió que “exista la rotación de carreras, que esté la alternativa académica para poder brindar educación pública”.

“Que se abra una sola cohorte en 2018 sentimos que es un vaciamiento y un cierre premeditado del Centro Universitario San Francisco”, lamentó.

¿Cómo sigue?

Ante la intervención de la Municipalidad de San Francisco de financiar al menos una carrera más y parte de otra, todo se encamina a buen puerto. Desde el Ministerio de Educación deberán responder ante esta moción que lleva la ciudad y desde allí disponer la apertura de las inscripciones para las carreras Diseño Industrial, Comunicación Social y probablemente Licenciatura en Administración.

No obstante, desde la Universidad Nacional de Villa María entienden que al ser un organismo autónomo, no sería necesaria la aprobación del Gobierno Nacional, siendo que la financiación se consigue por otro lado.

En todo caso, el aporte del municipio será un parche para solucionar esta crisis en la educación pública. El año próximo deberán avanzar en las gestiones que exige el Ministerio de Educación para lograr la llamada “pertinencia” de carreras. Y así de una buena vez todos los actores políticos dejar de jugar con este derecho universal y vital para el desarrollo de toda sociedad.