La pareja de 60 años que viajó desde Tucumán a Cosquín Rock en moto y otras historias de vida

La pareja de 60 años que viajó desde Tucumán a Cosquín Rock en moto y otras historias de vida

Espectáculos
0

“¡Me voy a comprar un casco!”, fue la primera reacción de Silvia cuando su pareja, Hugo, la invitó a que asistieran al Cosquín Rock 2018, en moto, para presenciar el show de Creedence Clearwater Revisited. “Es la banda sonora de mi vida”, dijo él, y ella no pudo negarse.

La dupla de 60 años emprendió el viaje desde Salta en una Honda 700 (que es un avión, en palabras de su dueño) y llegadas las 16 horas del sábado ya se encontraban transitando los metros finales que los separaban del ingreso al predio de Santa María de Punilla.

En el medio del viaje confiesan que hubo varias “paradas técnicas. Las inclemencias climáticas y los “achaques” de la edad hicieron que la aventura no se hiciera de un solo tirón. “Parábamos a cada rato porque ya estoy viejito y me duelen las asentaderas”, dice entre risas Hugo, que no puede contener su emoción ahora que asegura está “más tranquilo”. Según contó, en uno de los primeros controles de seguridad le retuvieron sus pastillas para la presión pero, gracias a la insistencia de su mujer, se las devolvieron a los pocos metros. “¡Te imaginás, me puedo llegar a morir cuando empiecen a tocar, necesito las pastillas!”, exclama antes de seguir la marcha para poder ocupar un lugar privilegiado cerca del escenario.

Desde Chile a Cosquín, en “bondi”

La presencia internacional del Cosquín Rock 2018 no se refleja solamente en su grilla, sino también en su público. Al menos tres colectivos partieron desde Santiago de Chile camino a Santa María de Punilla para este megaevento.

“Algunos compran los pases allá, otros desde aquí, nosotros nos organizamos hace unas semanas y vinimos”, dicen los chicos de La 22, hinchada de Guachupé, banda chilena que integra la grilla del festival este año.

“Nosotros llegamos ayer, fueron 20 horas en bus desde Santiago, ¡se me fue hasta el hermoso poto (cola) que tenía!”, dice una joven chilena de 24 años que pidió licencia en su trabajo para poder estar presente en el festival. “Espero que mis jefes no vean esto”, reflexiona después de su confesión.

Esta es la primera vez que ella, su pareja y amigos vienen al Cosquín Rock, y llegan con las expectativas de que Guchupé recompense su esfuerzo tocando todas las canciones que vinieron a escuchar. “Ellos saben cuáles son, saben cuáles les gustan a los fanáticos”, asegura.

Vos