“Recen por nosotros”, el desesperado pedido de una tambera inundada en la región

“Recen por nosotros”, el desesperado pedido de una tambera inundada en la región

Regionales
0

Ana Pronotti, de la zona de Porteña, soporta anegamientos desde hace tres años.

Estoy pensando dejar, arrendar el campo o hacer cultivo. Dediqué toda mi vida a esto”. Lo dice Ana Pronotti a LA NACION. Tiene 56 años y 150 hectáreas de campo en Porteña (departamento San Justo), que maneja desde los 18 años. Desde hace tres años allí sufren inundaciones y anegamientos.

Habló con este diario parada en el potrero y buscando, con la mirada, algún lugar más alto donde llevar las 170 vacas del tambo y unas vaquillonas que tiene en Pueblo Marini, a pocos kilómetros, que ya quedó bajo el agua.

En ese campo, donde tenía reservas de alimentos y unos animales, hay un metro de agua. Ya no puede entrar. “Es un desastre; sólo queda pedir que recen por todos los que estamos con este problema; es desesperante”, dijo.

El camión pudo entrar esta mañana al tambo de Porteña, pero le advirtió que difícilmente pueda volver mañana. El enarenado de un camino alternativo se está hundiendo porque no está preparado para los tractores que pasan ahora ante la falta de otras vías.

En medio de un llanto de impotencia, Pronotti contó a este diario que la producción del tambo pasó de 2600 litros diarios a 1000 o 1200. “Y va a ser menos. Las vacas están estresadas, en medio del barro, sin comida”, agregó.

La mujer no se baja de su tractor hace varios días. Mueve lo que puede de alimentos y colabora con otros productores. Habló con uno de San Guillermo, una zona un poco más alta, que tal vez le reciba las vacas del tambo.

Las tendrá que sacar arreando porque no hay posibilidad de que entre un camión. “Busco dónde moverlas para no perderlas. La alfalfa que había ya se perdió y no tengo más silo. Un montón de gente está mal; hasta el sábado había un pequeño cerco seco, pero ya fue”, explicó.

El agua que baja desde Santa Fe, más las lluvias locales, profundizan los problemas. Los alcantarillados y elevaciones que se hicieron hace unos meses en la zona cordobesa ya no resisten, informa La Nación.

“La luché mucho, pero ya estoy cansada. Son años y años en que se repite la situación y soy una productora chica, no tengo espalda para seguir así”, concluyó.