Destacadas

A seis años de la primera marcha de Ni una Menos

A seis años de la primera marcha de Ni una Menos

Los femicidios son el último eslabón de un sinfín de violencias, no sólo físicas, sino psicológicas, económicas, simbólicas, sexuales; porque si algo deja en claro la ley 26.485 es que la violencia que se ejerce sobre las mujeres, lesbianas, trans y travestis se dan de múltiples maneras, y en cualquier ámbito, público y privado, dejando atrás el viejo paradigma de que sólo ocurre en el ámbito familiar.

A seis años de la primera marcha de Ni Una Menos, referentes de Movimiento Feminista San Francisco, Julia Rios y Belén Luna, dialogaron con Radio Estación 102.5 sobre este 3 de junio y cómo se agruparon en la ciudad.

El 3 de junio de 2015, miles de mujeres en varias ciudades de Argentina salieran a las calles a protestar por el femicidio de Chiara Paez, una joven embarazada que fue asesinada por su novio, en complicidad con la familia de su pareja.

Como consecuencia, el pedido de justicia comienza a replicarse en todo el país y San Francisco no fue la excepción. «Acá en la ciudad había ocurrido el femicidio de Marita Lanzetti, por eso un grupo de mujeres autoconvocadas decide llevar a adelante la primera marcha», expresó Belén.

A su vez, ambas coincidieron en que ese 3 de junio de 2015 fue un momento bisagra y que «tiene que ver con una nueva forma de entender a la sociedad». En referencia a ello, Rios agregó: «Cuando salimos a las calles a pedir justicia no hacemos más que exigir un derecho fundamental a la vida».

En cuanto a las estadísticas de los femicidios, Rios explicó que ocurre uno cada 32 horas y que en su mayoría suceden en el ámbito familiar o por parte de sus parejas. «Por ello entendemos que el 3J además de significar un cambio generacional, significó un cambio cultural», añadió.

La militancia de las referentes surge a raíz de que desde su experiencia comenzar a percibir que el entorno social cambiaba y con ello las inquietudes de cuestionarse y cuestionar las formas en las que una mujer vivía y vive.

Finalmente, haciendo un reclamo al poder judicial, manifestaron: «No queremos que las causas queden cajoneadas ni existan obstáculos burocráticos para mujeres y disidencias, en situaciones de violencia».

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24HS
Escúchanos las 24 hs Online