Nacionales

Aguad: “Es probable que el Presidente haya sabido, pero nunca habló conmigo”

Un sector del Gobierno le recomendó no ir. Otro, lo preparó para la trifulca discursiva de ayer, y si bien el ministro de Comunicaciones de la Nación, Oscar Aguad, defendió con argumentos -por momentos- sólidos la postura oficial sobre el denominado Correo-Gate, cometió un nuevo desliz al reconocer que «es muy probable que el Presidente haya sabido» del concurso de acreedores del Correo Argentino, empresa de la familia de Mauricio Macri hasta la estatización kirchnerista de 2003.

La oposición buscó armar un festín de cuestionamientos contra Aguad, pero olvidó un inconveniente: gran parte de los críticos -excepto algunos progresistas silvestres y la izquierda- olvidaron ayer que la década kirchnerista permitió una prolongada siesta de la situación real del Correo Argentino, con Estado y privado que ahora reclaman pérdidas. Por esos gobiernos pasaron peronistas, massistas y cristinistas. Incluso, el padre del primer mandatario, Franco Macri, defendía a la anterior gestión y pedía por un presidente para 2015 de la agrupación ultra K «La Cámpora».

Durante la reunión informativa de ayer en la Comisión de Comunicaciones e Informática, Aguad apuntó hacia ese sendero, al dejar claro que hubo un cambio de estrategia entre el kirchnerismo y Cambiemos porque «el Gobierno anterior decidió condonar la deuda y nosotros queremos cobrar la deuda». En esa línea, destacó sin mencionar el apellido Macri que «la familia que es dueña de la empresa Correo Argentino tiene que pagarle al Estado lo que le debe, y no le vamos a perdonar un peso de capital, y vamos a impedir que trate de cobrarle al Estado los juicios que tiene pendientes contra el Estado».

Ante los primeros cuestionamientos, el ministro resaltó: «Yo dije que nunca hablé con el Presidente de este tema, son dos cosas distintas. Es muy probable que el Presidente haya sabido, pero nunca habló conmigo (…). El Presidente no se puede interesar en un juicio donde está involucrada su familia, lo prohíbe la ley».

Con Macri en viaje oficial en España, los operadores premium de Casa Rosada siguieron de cerca la defensa de Aguad. «Si este tema llegaba a la mesa de coordinación que tenemos todas las semanas, esto nunca hubiese ocurrido», reconocieron dos de ellos ante Ámbito Nacional. De allí la importancia del primer desliz -la semana pasada- de Aguad, que dejó pegado al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En esa ocasión, el ministro de Comunicaciones señaló que le había avisado a Peña que el Correo-Gate «estaba» en su «agenda», y agregó: «Al jefe de Gabinete se lo anuncié, pero no intervino. Me dio la venia para seguir para adelante». Peña tuvo más tarde que explicar que Aguad (del radicalismo cordobés) le mencionó «al pasar que había que resolver este tema», y aseveró: «Nunca entramos en detalle ni en discusión porque le dijimos que se haga lo que corresponde, lo que tenga que ver con la ley».

Legisladores de los interbloques de diputados y senadores de Cambiemos explicaron anoche a este diario que la sugerencia de Aguad en cuanto a un conocimiento previo de Macri sobre la situación del Correo Argentino, y sostuvieron que tras el pedido para volver a foja cero y realizar una nueva audiencia pública -el 16 de marzo próximo- la «cuestión queda en abstracto».

Al término de la reunión de la comisión, el bloque FpV en Diputados ironizó: «La estrategia del Gobierno de pretender ‘volver a foja cero’ para evitar las consecuencias judiciales y la condena social por la propuesta abusiva es como un ladrón que, atrapado in fraganti al robar un banco, pretenda volver a la situación previa a su ingreso al banco porque el robo no se concretó».

La bancada propondrá interpelar a Aguad: la semana pasada, una diputada de la izquierda intentó en el recinto una acción similar, pero el oficialismo bloqueó el movimiento.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online