Nacionales

Cautela en Europa ante el nuevo plan por la crisis de refugiados

PAÍSES DEL SURESTE DE EUROPA AFECTADOS POR UN FLUJO SIN PRECEDENTES DE REFUGIADOS REACCIONARON HOY CON CAUTELOSO OPTIMISMO FRENTE A UN NUEVO PLAN DE LA UNIÓN EUROPEA (UE) PARA LIDIAR CON LA CRISIS, UN DÍA DESPUÉS DE LA MINICUMBRE DE EMERGENCIA CELEBRADA EN BRUSELAS.

[divider][/divider]

En el encuentro, la UE prometió crear 100.000 nuevas plazas para la recepción de demandantes de asilo en Grecia y a lo largo de la ruta de los Balcanes occidentales, a fin de gestionar y controlar mejor el flujo de los refugiados en los países de entrada y de tránsito y de disminuir las altas tensiones entre ellos.

Un plan de 17 puntos, anunciado al término de la reunión de emergencia entre los líderes de 10 países de la UE y otros tres no integrantes del bloque, Albania, Serbia y Macedonia, incluye el compromiso de que ninguna nación permitirá que los migrantes pasen a un Estado vecino sin su consentimiento previo.

También contempla acelerar el intercambio de información entre países para coordinar sus esfuerzos, así como enviar en una semana 400 policías a la frontera de Eslovenia con Croacia para contener la oleada de refugiados a este país que ha superado las 60.000 personas en los últimos 10 años.

En esa cita se acordó también, entre otras cosas, aumentar la capacidad de alojamiento, suministro de alimentos, agua, cuidado médico y servicios sanitarios a los refugiados.

Lograr el objetivo declarado de controlar la crisis no parece fácil ante la dimensión que ha adquirido, justo cuando empiezan a dejarse sentir las temperaturas bajas, la llegada a Europa de miles de personas que huyen de violentos conflictos en países como Siria, Afganistán, Irak o Eritrea.

Pese a los acuerdos de la reunión y otros acercamientos logrados en los últimos días, continúan las tensiones entre los vecinos de la ruta, especialmente entre Croacia y Eslovenia.

El primer ministro esloveno, Miro Cerar, expresó hoy la esperanza de que «Croacia respete el acuerdo» y aseguró que, de lo contrario, «Eslovenia actuará de forma autónoma», según informó la agencia de noticias eslovena STA.

El jefe de gobierno no precisó qué medidas tomaría el país en ese caso, pero en días anteriores no descartó la construcción de una valla a lo largo de la frontera con Croacia, informó la agencia de noticias EFE.

Frente a esa postura, el ministro del Interior croata, Ranko Ostojic, reiteró su advertencia de que las vallas «no pueden detener a los refugiados, salvo que se dispare contra ellos».

«En tal caso, yo me pondré delante de ellos, que me fusilen a mí», dijo en una entrevista publicada por el diario Delo de Liubliana, la capital eslovena.

El primer ministro croata, Zoran Milanovic, estimó que el acordado despliegue de agentes de Frontex, la Agencia Europea de Fronteras Exteriores, entre Serbia y Croacia sólo tiene sentido si la ola migratoria se detiene en Grecia y Turquía.

«En tal caso, será bueno, y si no, nosotros tendremos que hacer lo nuestro para asegurar una vida normal y segura a nuestros ciudadanos», comentó Milanovic.

Más de 8.000 refugiados entraron en Serbia el domingo, según informó hoy el organismo de la ONU para los Refugiados (Acnur), la mayoría de los cuales siguieron viaje hacia Croacia.

En ese país, al igual que en la vecina Eslovenia, se registraron unas 10.000 entradas el mismo día, informaron hoy fuentes policiales en ambos países.

Según la agencia eslovena STA, solo en el paso fronterizo de Harmica-Rigonce, en la frontera con Croacia, 6.000 refugiados entraron en las primeras 14 horas de hoy al territorio esloveno, adonde llegaron transportados en trenes croatas desde la frontera serbio-croata.

Los refugiados continúan en su mayoría hacia los países más prósperos de Europa, sobre todo Alemania, con el fin de obtener allí asilo, y para ello atraviesan el territorio austríaco.

En Austria un total de 13.200 refugiados pasaron la noche del domingo al lunes en alojamientos provisionales de emergencia, informó el comandante de la Cruz Roja, Gerry Foitik.

Alemania recibió el fin de semana a 15.000 solicitantes de asilo llegados a Baviera desde Austria, según cifras oficiales publicadas hoy.

La pequeña Eslovenia, un país alpino de apenas dos millones de habitantes, es quizá la nación más afectada en estos momentos.
Cerar comparó la afluencia diaria de 10.000 refugiados al país con «como si a Alemania entraran en un día medio millón de inmigrantes».

Pero también Croacia afronta crecientes dificultades con el aumento de la afluencia de refugiados, desde los cerca de 6.000 al día hasta un récord de 11.500 el sábado pasado, y unos 10.000 ayer, según fuentes policiales.

Zagreb activó hoy el mecanismo de protección civil de la UE para pedir apoyo material a sus socios comunitarios, anunció a la prensa en Bruselas el portavoz adjunto de la Comisión Europea, Alexander Winterstein.

En concreto, el gobierno croata ha solicitado tiendas de campaña para el invierno, camas, colchones y equipos sanitarios.

En Bruselas, en tanto, la Comisión Europea (CE) anunció hoy que ha concedido a Grecia 5,9 millones de euros en fondos de emergencia del Fondo de Asilo, Inmigración e Integración (AMIF) para ayudar a ese país a hacer frente a los costes por los elevados números de refugiados llegados a las islas del mar Egeo.

En la cumbre de ayer, el gobierno griego se comprometió a crear puestos de acogida con capacidad para 50.000 personas de aquí hasta el próximo año.

Sin embargo, el ministro de Migración griego, Yanis Muzalas, afirmó hoy que la creación en Grecia, hasta finales de año, de centros de acogida con capacidad para 30.000 refugiados depende de la financiación europea.

Telam

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24HS
Escúchanos las 24 hs Online