Cómo hizo Electroingeniería para facturar u$s1.000 millones con obra pública cordobesa

Cómo hizo Electroingeniería para facturar u$s1.000 millones con obra pública cordobesa

Provinciales
0

Electroingeniería fue fundada en Córdoba en 1977 como una Pyme para fabricar celdas y tableros eléctricos. Hoy, es un holding con presencia en ocho países.

Osvaldo Acosta fue su impulsor, pero las cosas cambiaron cuando Gerardo Ferreyra como vicepresidente y encargado de la sucursal en Buenos Aires: Electroingeniería mutó de una empresa especialista en temas eléctricos a una constructora de obra pública, señala Perfil.

La habilidad estratégica de Ferreyra para leer escenarios políticos permitió a la empresa entablar una fuerte alianza con dos ejes de poder, supuestamente enfrentados en su momento: el delasotismo en Córdoba y el kirchnerismo en el puerto.

En efecto, la plataforma de acumulación que consiguió Electroingeniería con las obras realizadas en la provincia entre 2001 y 2005 le sirvió para dar el salto a la red de negocios de la era K y a la vertiginosa expansión que tuvo a partir de 2009. En ese año, la dupla Acosta-Ferreyra se vio obligada a crear Grupo Eling como holding inversor, propietario de acciones en 18 diferentes empresas y cinco participaciones societarias, de rubros tan disímiles como construcción, inmobiliario, energía, comunicaciones y agroindustria.

Obra en escuelas

A partir de 2001, de la mano del gobernador José Manuel De la Sota y del viceministro de Educación, Ricardo Jaime, la empresa comienza una camino muy favorable.

La empresa de Acosta y Ferreyra, a través de una UTE que crearon con la firma CPC,

logró su primera “plata grande” en la obra pública, al construir 127 escuelas financiadas por el BID. Ganaron u$s28,3 millones, a los que se agregaron el año siguiente otros u$s23,9 millones por un segundo lote de 110 establecimientos, que construyeron en asociación con Iecsa, detalla Perfil.

Pronto Electroingeniería se convirtió en la preferida del Presupuesto provincial para infraestructura de los gobiernos de UPC. En su portafolio de obras realizadas en Córdoba figuran:

– La Central Termoeléctrica de Ciclo Combinado Bicentenario (u$s549,25 millones).

– La Estación Transformadora Arroyo Cabral (u$s27 millones), la sede gubernamental El Panal (u$s85 millones).

– La Cloaca Máxima Sur que une barrio San Vicente hasta la Planta de Bajo Grande (u$s17 millones).

– El Nudo Vial El Tropezón, en UTE con Roggio (u$s48,84 millones).

– Un tramo de gasoducto (u$s48 millones).

– La participación junto a otras siete empresas del proyecto de Extensión de Vida útil de la Central de Embalse (u$s173 millones).

En unos 17 años significaron alrededor de u$s1.000 millones que, solo en Córdoba y desde el presupuesto público, nutrieron sus arcas, indica una investigación de Perfil.

El éxito de Electroingeniería se basó en cuatro vértices: vínculos políticos que trascienden el partidismo de la coyuntura y se apoyan en una vieja ideología y camaradería compartida; apoyo en empresas constructoras de trayectoria para transitar proyectos que excedían su capacidad operativa; redeterminaciones de precios de la obra pública y priorización en las licitaciones públicas a partir de artilugios de diferente naturaleza, operados desde el poder.

IProfesional