Internacionales

Crean una pintura tan blanca que enfría más que un aire acondicionado

Crean una pintura tan blanca que enfría más que un aire acondicionado

El blanco más blanco jamás creado refleja el 98,1% de luz y mantiene las superficies hasta 10,5 °C más frías que las de su entorno. Aplicada en los edificios puede ayudar a combatir las altas temperaturas.

Nuestros abuelos nos dirán que lo de blanquear la casa para mantenerla fría se lleva haciendo toda la vida. Y tienen razón, aunque científicos como los de la Universidad de Purdue, en EEUU, creen que en esa técnica ancestral hay todavía mucho margen de mejora. Tanto que, según ellos, podrían incluso sustituir a algunos aires acondicionados.

«Si se utilizara esta pintura para cubrir una superficie de techo de unos 1.000 pies cuadrados (93 m2), calculamos que se podría obtener una potencia de refrigeración de 10 kilovatios. Eso es más potente que los aires acondicionados centrales que se utilizan en la mayoría de las casas», dijo Xiulin Ruan, profesor de ingeniería mecánica de Purdue.

El equipo de investigadores lleva seis años buscando la manera de conseguir un blanco tan blanco que refleje la mayor cantidad de luz posible. El pasado octubre ya anunciaron una pintura blanca capaz de reflejar el 95,5% de luz solar. Ahora han conseguido mejorar la fórmula para que llegue al 98,1%.

«Descubrimos que usando sulfato de bario, teóricamente se pueden hacer cosas muy muy reflectantes, lo que significa que son muy muy blancas», comenta Xiangyu Li, uno de los investigadores que ha trabajado en este proyecto.

El sulfato de bario es un pigmento mineral con muchos usos. El tamaño de sus partículas juega un rol muy importante en su alta reflectividad: «Una alta concentración de partículas de diferentes tamaños proporciona a la pintura la dispersión espectral más amplia, lo que contribuye a una mayor reflectancia», explica Joseph Peoples, estudiante de doctorado en Ingeniería Mecánica de Purdue.

Cuanto más blanca sea la pintura mayor capacidad tendrá de reflejar la luz del sol y de mantenerse fría. Según las mediciones de los investigadores, las superficies con esta pintura se mantienen 10,5 °C más frías cuando es de noche y 4,5 ºC a mediodía, cuando el sol es más potente

Resultados similares se obtuvieron también durante el invierno. Con temperaturas ambiente de 6 ºC, la pintura consiguió mantener una temperatura en su superficie 10 °C más fría que otras a su alrededor.

Los investigadores aseguran que las pinturas que encontramos en el mercado diseñadas para repeler el calor solo reflejan el 80%-90% de la luz solar y tienden a calentarse más que a enfriarse.

También comentan que su pintura se produce con una base acrílica y que su coste no sería mayor que las pinturas convencionales de dióxido de titanio. Según ellos, los reflejos que podrían ser peligrosos para nuestros ojos y para el tráfico aéreo tampoco deberían preocuparnos. «Nuestra superficie refleja la luz solar de forma difusa, por lo que la potencia que va en una dirección concreta no es muy fuerte. Solo tiene un aspecto blanco brillante, un poco más blanco que la nieve», explica Ruan.

La experiencia de nuestros abuelos está más que corroborada por varios estudios, aunque los expertos aseguran que hay otros métodos más ecológicos, como cubrir los tejados de plantas, que obtendrían unos resultados parecidos. El enfriamiento de nuestros edificios, ya sea pintando los tejados de blanco o cubriéndolos de vegetación, podrían ahorrarnos emisiones de CO2 de entre 600 y 1,100 millones de toneladas —aproximadamente lo que producen países como España o el Reino Unido en dos o tres años—.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online