Diquecito de El Mallín: el rincón escondido de Bialet Massé

Diquecito de El Mallín: el rincón escondido de Bialet Massé

Provinciales
0
Lejos de la zona urbana y muy cerca de Córdoba Capital -ubicado en el Departamento Punilla- es una opción ideal para pasar el día en un ambiente relajado y natural. Conocé cómo llegar.

Las escapadas de un día suelen tener ese encanto especial de brindarnos un rato de abstracción del ruido de la ciudad y, si lo que se busca es conectarse con la naturaleza y hacer un poco de actividad física, el Diquecito de El Mallín de Bialet Massé es el destino indicado.

Esta ciudad se encuentra en el departamento Punilla, a unos 50 kilómetros de Córdoba Capital y se puede llegar en auto, colectivo o usando el servicio del Tren de las Sierras que solo cuesta 13 pesos. Por lo que se convierte en una opción más que interesante ya que no hace falta contar con tanto dinero para hacer esa escapada tan deseada durante el fin de semana. El tren tiene tres horarios de ida y tres de vuelta, por la tarde. Un dato importante: es conveniente tomarlo en la estación de Alta Córdoba ya que luego suele llenarse de pasajeros y es probable que no haya asientos disponibles.

Rumbo a Bialet, en tren

Tomé el servicio de las 10.40 horas (el segundo) que rápidamente se llenó y, en las siguientes estaciones (del Hospital Neonatal y Rodríguez del Busto) si bien subieron pasajeros, debieron viajar parados. Lentamente, el tren fue dejando atrás los paisajes urbanos para, recién después de La Calera, mostrar los primeros paisajes serranos y atravesar los dos túneles que hay antes de llegar a Bialet Massé, entre San Roque y Casa Bamba.

Luego de dos horas, el sol del mediodía me dio la bienvenida a la ciudad. Ya había estado averiguando los lugares para conocer y una foto de El Mallín me había atrapado, aunque me habían anticipado que era una larga caminata.

Para comenzar el recorrido, hay que ir hacia la derecha de la estación de tren hasta la ruta 38 y dirigirse a la calle Del Campillo. Si se va desde Córdoba en vehículo, hay que tomar esa calle a la izquierda. Seguir por Del Campillo unas siete cuadras y media hasta la calle Villa Gesell, continuar varias cuadras más hasta que se encuentra con avenida Cassaffousth que desemboca justo en el dique.

Como referencia, hay carteles que indican el camino a la Capilla de la Rosa Mística que se encuentra a unos pocos metros del río. En una caminata tranquila, este recorrido demanda casi una hora y media y, como tiene partes en ascenso, se pueden ver panorámicas de la ciudad, del río y de cerros como el Uritorco, el sistema montañoso de Los Gigantes y las barrancas tan conocidas de Bialet.

Bialet Masse00006

El entorno del Diquecito

En la zona del Diquecito hay complejos de cabañas y, en épocas de vacaciones, se cobra el estacionamiento y el acceso a la zona de parrillas y mesas. Pero, aparentemente, el cartel había quedado de la temporada pasada porque cuando fui no había nadie y el ingreso estaba abierto. No obstante, se puede ingresar libremente al río por otros sectores cercanos.

Un amplio manto verde se extiende a lo largo del curso del agua que, como si fuese una piscina con borde infinito, tiene uno de sus márgenes en un perfecto semicírculo. Por allí, el río baja y se divide en dos brazos, entre piedras y agua, pasa un camino por el que se puede cruzar hacia otra parte del poblado.

Bialet Masse00005

El río invita a recorrerlo en toda su extensión. Hacia el lado del Diquecito el agua fluye mansa haciendo bailar las numerosas algas que la nutren. Y, en las partes más alejadas, va surcando las piedras, formando pequeñas cascadas, rodeadas de plantas como la “cola de zorro”, como se la conoce popularmente. Varios metros más adelante se puede llegar a una caída de agua más profunda, llamada Cascada El Mallín.


Al estar alejada de la zona más urbana de Bialet Massé, el área del Diquecito de El Mallín ofrece un ambiente ideal para descansar y pasar el día. También, hay otros lugares más visitados para recorrer como el río Cosquín y su imponente pared conocida como “Barrancas Coloradas” o “Labios del Indio”, el Balneario municipal, el Horno histórico “La Primera Argentina” construido en el siglo XIX por Juan Bialet Massé, y un sitio que se ve desde la ruta que es la Capilla San Plácido, que con su peculiar forma redondeada y su color blanco sobresale en el faldeo de las Sierras Chicas.

Sin dudas, “El Portal de Punilla”, como se la llama a la ciudad, es un destino muy atractivo para hacer una escapada de un día, por su cercanía con Córdoba Capital y por las distintas opciones de transporte que llegan hasta allí. Además si se tiene la posibilidad de pasar una vacaciones, Bialet Massé tiene muchísimas opciones para recorrerla en cualquier época del año.

LM