Estación Deportiva

Ecos del cimbronazo

Ecos del cimbronazo

Qué fácil resulta hacer leña del árbol caído. Pero esta nota no busca ese fin si no ahondar en las causas qur llevaron a Sportivo Belgrano al descenso.

A quince días del fatídico descenso, los cdimbronazos todavía se sienten en barrio Alberione. Cual terremoto de gran magnitud ahora se sienten las réplicas y se van a seguir sintiendo. Es que la pérdida de la categoría caló hondo en propios y extraños.

Van a pasar más días e incluso meses hasta que todo vuelva a la normalidad.
Es que el sueño duró tan poco. Sólo dos años Sportivo fue la Cenicienta de la categoría.

Siempre fui de las defensoras de la idea que a las cosas hay que merecerlas. Y Sportivo Belgrano no hizo méritos para quedarse.

No hizo méritos porque la dirigencia se encargó de echar a los referentes e ídolos del club. Porque se encargó de hablar mal de Juan Pablo Francia a la dirigencia de Talleres y a los medios cordobeses.

No hizo méritos porque la oposición se encargó de despedazar al presidente esperando que a este le vaya mal. Y si le va mal al presidente les va mal a todos.
No hizo méritos porque la dirigencia trajo a dos desempleados para que se jueguen la permanencia. De más estar decir cómo les fue. 5 de 6 partidos perdieron.

No hizo méritos porque no hay sentido de pertenencia. Ese sentido del que tanto pregonan Ariel Giaccone y Joaquín Perez en la Regional y en inferiores.

No hizo méritos porque no se comportó como un club de la B Nacional, sino como un club de barrio. Y eso es bueno siempre y cuando se hagan las cosas bien y este no fue el caso.

No hizo méritos porque dejó de tener valor la palabra empeñada. Porque dos pesos fueron más importantes que el buen trato y el respeto al jugador.

Mientras se aguarda la respuesta De Juan Pablo Francia a Talleres sobre su posible renovación, el Boero lo espera, Blaquita lo espera.

Depornautas

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online