Provinciales

El desmonte ilegal arrasó con casi 5.000 hectáreas en 2020

El desmonte ilegal arrasó con casi 5.000 hectáreas en 2020

El 36% de la actividad ilícita se observó sobre el bosque nativo mejor conservado.

El desmonte ilegal en Córdoba afectó a 4.810,4 hectáreas de bosque nativo el año pasado, según datos de la Policía Ambiental de Córdoba. Esto es casi un 10% más que en 2019. No obstante, ambos años representan las cifras más bajas desde que en 2014 se comenzó a monitorear.

En 2015 fueron un poco más de 7.000 hectáreas afectadas por prácticas no autorizadas; en 2016 fueron 6.951; en 2017, 14.427 y en 2018, 7.413. Adrián Rinaudo, director de la Policía Ambiental, explicó que si bien el 2020 fue un año inusual por la pandemia, las actividades rurales no se prohibieron. “Nunca dejamos de controlar. El seguimiento satelital se siguió haciendo”, indicó.

Durante el año pasado, la Policía Ambiental determinó que hubo 1.768,6 hectáreas afectadas ubicadas en la categoría roja, según la ley provincial de bosques 9.814, reveló en un informe el periodista Lucas Viano. Esto es el 36,7% del total afectado. El sector rojo es el bosque mejor conservado y donde sólo pueden realizarse intervenciones mínimas, con autorización de la Secretaría de Ambiente.

En 880 hectáreas de zona roja se realizó un desmonte total, mientras que en el resto fueron afectadas por rolado para extraer renovales del bosque, desmonte selectivo de arbustos, aperturas de picadas o intervenciones para leña. Todos estos indicadores fueron más altos que los registrados en 2019.

Al respecto, Rinaudo rescató que “las intervenciones son de menos de diez hectáreas porque se llega a tiempo antes de que sigan avanzando; años atrás, los desmontes eran de 300 a 400 hectáreas”. Y agrega que la mayoría de las intervenciones son en categoría amarilla por desconocimiento de la normativa o problemas en la tramitación de las autorizaciones.

En 2019, la Policía Ambiental realizó 222 procedimientos para constatar infracciones. El año pasado fueron 157. Según Rinaudo, el 60% de los procedimientos se deben a intentos de rolado o desmonte selectivo (por lo general al norte de Jesús María), un 20% son desmontes para extraer leña (al noroeste) y otro 20% son desmontes para loteos cerca de los centros urbanos. “Ya tenemos pocos desmontadores seriales a los que no les importa nada y hay que quitarles las máquinas para que dejen de hacerlo”, aseguró Rinaudo.

La deforestación pasó a ser de tipo ‘hormiga’

El escenario del desmonte en Córdoba parece haber cambiado en los últimos años. Los ambientalistas denuncian que ahora avanza una deforestación “hormiga” y silenciosa para loteos de viviendas. El motor de esto es la tendencia de mucha gente que busca escaparse de las grandes ciudades para “vivir en el campo”.

Frente a ello, los municipios autorizan loteos en la zona de las sierras, a veces con desconocimiento de que están en categoría roja. “Cada vez hay más gente que se viene a vivir a las sierras y estamos viendo muchos loteos y apertura de calles. Realizamos las denuncias, pero no hay respuesta”, dijo Sara Mas, de la Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo.

En tanto, Fernando Barri, biólogo y docente de la cátedra Problemática Ambiental en la Universidad Nacional de Córdoba, coincidió: “Ya no se dan tantos desmontes grandes, porque son más fáciles de detectar a través de imágenes satelitales”, agregó.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online