Internacionales

El gobierno de Brasil ordenó un congelamiento de USD 13.500 millones del gasto público

Para intentar acercarse a la meta fiscal fijada en el presupuesto, el gabinete de Michel Temer anunció el recorte y el levantamiento de beneficios tributarios, a la espera de que aumente la recaudación. Los ministros explicaron que las reducciones serán proporcionales a cada área

[divider][/divider]

El gobierno de Brasil anunció, el miércoles, un largamente esperado congelamiento del gasto y optó por dar fin a ciertas exoneraciones tributarias para cumplir con su meta de déficit fiscal.

El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, afirmó que el gobierno congelará 42.000 millones de reales (USD 13.450 millones) en gastos en momentos en que los ingresos tributarios continúan decepcionando, a medida que la economía lentamente emerge de su peor recesión en los registros.

El ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, anuncia las medidas este miércoles (Reuters)

El ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, anuncia las medidas este miércoles (Reuters)

A su vez, con el final de determinadas exenciones tributarias al sector privado, esperan sumar un aumento de entre 5.000 millones y 10.000 millones de reales a las arcas. Tales medidas ayudarían al gobierno a estar más cerca de cerrar la brecha de 58.000 millones de reales de déficit en el presupuesto.

Meirelles aseguró que el congelamiento del gasto era mayor porque el gobierno decidió suspender temporalmente planes para corregir el cálculo de las deudas mantenidas del gobierno federal. Además, destacó que su cartera no prevé realizar aumentos de impuestos adicionales al levantamiento de las exoneraciones.

El titular de Planeamiento, Dyogo Oliveira, señaló también que los recortes se distribuirán «de forma proporcional» a los presupuestos de los distintos departamentos.

El descontento popular no cesa en las calles de Brasil (Reuters)

El descontento popular no cesa en las calles de Brasil (Reuters)

A la profunda recesión que sufre la mayor economía de América Latina, se suma la inestabilidad política y las consecuencias del enorme escándalo de corrupción destapado en Petrobras, que lleva meses sacudiendo a las élites políticas y económicas del país.

Brasil también intenta salir del escándalo de la carne podrida, que afectó severamente sus exportaciones por las medidas de precaución tomadas por varios países. El fin de semana pasado aparecieron señales alentadoras, luego de arduas negociaciones para minimizar los daños, estimados inicialmente por el gobierno en USD 1.500 millones.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online