Internacionales

Estados de EEUU desafían a Barack Obama y rechazan recibir a refugiados sirios

LA MASACRE DE PARÍS DESATÓ ALARMAS Y SACUDIÓ LA ESCENA POLÍTICA EN ESTADOS UNIDOS, CON ADVERTENCIAS DE NUEVOS ATAQUES, AMENAZAS DE BOMBA Y CRÍTICAS DE LOS REPUBLICANOS A LA ESTRATEGIA DEL PRESIDENTE SOBRE SIRIA, INCLUYENDO LA POLÉMICA DECISIÓN DE 16 ESTADOS.

[divider][/divider]

Sumando su voz a miles de kilómetros de distancia, Obama dijo en Turquía que sería un «error», como pide la oposición republicana, enviar grandes cantidades de tropas a Siria para combatir a la milicia Estado Islámico (EI), y defendió la actual estrategia de ataques aéreos y apoyo a otros grupos islamistas que combaten a los yihadistas.

Por su parte, horas después de que el EI amenazara en un nuevo video con repetir en Washington sus ataques del viernes pasado en París, que dejaron 129 muertos, el director de la CIA, John Brennan, advirtió que el grupo yihadista que controla extensos territorios en Siria e Irak planea más atentados y que «ningún país está inmune».

«Les digo a los paí­ses de la coalición (liderada por Estados Unidos) que no vivirán seguros hasta que los musulmanes vivan seguros en sus paí­ses», clamó un combatiente del EI en la grabación que se difundió hoy en internet bajo el título de «Hasta que llegó el castigo», informó la agencia de noticias EFE.

Según informaciones de medios franceses no confirmadas oficialmente, uno de los sospechosos de los ataques podría haber llegado a París tras cruzar Serbia y Croacia como refugiado sirio.

El pasado 10 de septiembre, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó a su gobierno que inicie los preparativos para poder acoger al menos a 10.000 refugiados sirios durante el nuevo año fiscal, que empezó el 1 de octubre, para responder a la crisis migratoria que afecta a Europa.

Hoy, de hecho, Obama dijo que cerrar la puerta a los refugiados en aras de una mayor seguridad que impida nuevos ataques no sólo es inhumano con gente que ya de por sí es víctima del extremismo y de la guerra sino que también es una «traición» a los valores occidentales.

El presidente también fustigó la idea, lanzada en estos días por precandidatos republicanos a la Casa Blanca en las elecciones del año próximo, como Jeb Bush o Ted Cruz, de aplicar criterios religiosos a la hora de decidir si se admite o no a un refugiado en Estados Unidos.

«Los valores que defendemos, los valores por los que luchamos contra el Estado Islámico, son precisamente que no discriminamos a la gente por su fe», remarcó Obama. «No matamos a gente porque son diferentes de nosotros. Eso es lo que nos separa de ellos», añadió.

Sin embargo, muchos gobernadores en Estados Unidos no parecen estar de acuerdo con Obama.

Al menos 16 estados, casi todos bajo control republicano, advirtieron hoy que no aceptarán a ningún refugiado sirio.

Los estados dispuestos a cerrar sus puertas a los refugiados sirios son Arizona, Alabama, Arkansas, Carolina del Norte, Florida, Illinois, Indiana, Luisiana, Michigan, Misisipi, Massachusetts, Ohio, Texas, Georgia y Wisconsin, dirigidos por gobernadores republicanos.

La lista, que todavía puede aumentar, también incluye a Nuevo Hampshire, estado liderado por una gobernadora demócrata.
Como si esta dura oposición no fuera suficiente, dos de los pre candidatos republicanos con más chances de ganar las primarias presidenciales, el empresario multimillonario Donald Trump y el joven senador por Florida Marco Rubio, también cuestionan públicamente la posición de Obama.

En una entrevista con el canal de televisión MSNBC, Trump prometió que si llegara a la Casa Blanca pensará «seriamente» en cerrar las mezquitas de Nueva York y pidió ahora «vigilar y estudiar» a sus comunidades después de los ataques en París.

Por su parte, Rubio, uno de los pre candidatos opositores más articulados y en claro ascenso en las encuestas, sentenció que Estados Unidos no puede «recibir más refugiados».

Desde que empezó el conflicto armado en Siria, hace más de cuatro años y medios, Estados Unidos, uno de los principales apoyos militares y financieros de parte de la oposición armada, apenas recibió a 2.000 de los más de cuatro millones de refugiados sirios que ya escaparon del país.

«No es que no queramos -había explicado Rubio en una entrevista con el canal de televisión ABC el domingo pasado- es que no podemos, porque no hay forma de comprobar los antecedentes de alguien que viene de Siria».

En medio de este clima de crecientes críticas desde la oposición, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y otras agencias federales de Estados Unidos están colaborando con Francia para esclarecer los atentados del viernes pasado en París, según anunció hoy la fiscal general, Loretta Lynch, quien sostuvo que el país toma en serio «cualquier amenaza».

Ante la prensa, Lynch pidió a los estadounidenses que se «mantengan vigilantes y alerta, pero que no cambien su modo de vida ni sus valores», el mismo mensaje que el gobierno de George Bush difundió en 2001 después de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

Sin embargo, la tensión se siente en el país.

La Universidad de Harvard, una de las más prestigiosas y famosas del país, evacuó cuatro de sus principales edificios y parte del campus tras recibir una amenaza de bomba a través de un email.

Tras varias horas de un masivo operativo de seguridad, que incluye fuerzas federales, la institución concluyó que se trató de una falsa alarma y volvió a abrir todas sus instalaciones a los alumnos.

Telam

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online