Destacadas

Frontera entre los 5 municipios con peor recaudación de la Provincia

Frontera entre los 5 municipios con peor recaudación de la Provincia

Puerto General San Martín, San Lorenzo y Roldán fueron los tres municipios santafesinos con mayor nivel de recursos propios per cápita en los últimos 12 años. Y Sunchales, Arroyo Seco, Funes, Rafaela y Rosario alternan en el cuarto y quinto puesto. En promedio, estas ciudades percibieron importes entre 8 y 11 veces superiores a los que registraron los cinco municipios peor posicionados en ese ranking: Villa Ocampo, Las Toscas, Vera, San Javier, Frontera y Tostado.

“Cuando se analizan los casos extremos, el nivel de desigualdad crece significativamente. En el 2019, por ejemplo, la recaudación media de los municipios santafesinos fue de 7.137 pesos por habitante. Ahora bien, mientras la Municipalidad de Puerto General San Martín recaudó 50.511 por habitante, Villa Ocampo percibió apenas 1.564 per cápita. Esto implicó que el municipio con mayores recursos propios per cápita recaude en solo 1 año lo que un municipio promedio recauda en 7 años y lo que el municipio con menor nivel de recursos per cápita tarda 32 años en recaudar”.

Estos datos están plasmados en “Autonomía municipal y equidad entre coprovincianos”, último informe elaborado por la consultora P&G que dirigen el ex ministro de Economía Gonzalo Saglione y el ex secretario de Finanzas e Ingresos Públicos Pablo Olivares a propósito de la puesta en agenda de la autonomía municipal por parte del gobierno provincial. Alertan sobre el diseño de autonomía fiscal a seguir y aconsejan usar las transferencias provinciales no condicionadas como la variante más adecuada de financiar la mayor autonomía y al mismo tiempo reducir las asimetrías entre localidades.

“Pobres” y “ricos” Los ingresos propios per cápita son una variable para medir las asimetrías fiscales que existen en el conjunto de municipios y comunas. Esas asimetrías son el punto de partida para el debate: “De lo contrario podríamos entrar en modelos anómalos de autonomía municipal dado que implicarían desigualdades entre santafesinos y generarían distintos estatus de ciudadanía entre habitantes de la misma provincia (santafesinos de primera y santafesinos de segunda)”. El informe aclara que, si bien influye, no es la calidad de la gestión tributaria de los gobiernos lo que define que unos estén en el podio de ingresos propios y otros en el subsuelo. Explican que la mejor gestión tributaria en un municipio de base económica “pobre”, nunca alcanzará a recaudar en los niveles de un gobierno con mala gestión tributaria pero con una base económica “rica”. Para ilustrar esta afirmación, P&G comparó el aumento de recursos propios municipales entre los años 2006 y 2019 obtenido por los municipios que recaudan sobre la actividad portuaria de exportación (por ejemplo Puerto San Martín y San Lorenzo) respecto del promedio de la totalidad de municipios santafesinos. “Los municipios que obtienen recursos propios sobre la actividad portuaria tuvieron un aumento en tales recursos que resultan 1,8 veces el aumento promedio de los municipios santafesinos”.

Provincia y municipios Hay otro dato relevante a la hora de debatir autonomía, y es el que muestra el peso que tienen los ingresos provenientes de otros niveles del Estado en el total de los recursos municipales.

La coparticipación provincial sostiene su participación mayoritaria, oscilando entre un 51% y el 62% del total de recursos recibidos por los gobiernos locales. En 2020 el peso de la coparticipación se acentuó debido a los efectos económicos de la pandemia, llegando los recursos que recaudan los propios municipios y comunas a significar sólo el 38% del total. Esos datos representan el promedio, pero hay que tener en cuenta “amplias diferencias entre localidades. Mientras en algunos municipios la coparticipación llega a representar más del 80% del total de ingresos, en el otro extremo, hay casos donde apenas significa el 25% de sus recursos totales”. Otra faceta es “la posición de liquidez de los municipios respecto del gobierno provincial” al comparar los saldos bancarios que exhiben ambos niveles de gobierno a fin de cada mes en base a los datos del Banco Central de la República Argentina. La relación entre los saldos bancarios del gobierno provincial y los saldos bancarios del conjunto de municipios y comunas al 30 de noviembre de cada uno de los últimos 10 años “representó entre 2 y 5 veces la sumatoria de saldos municipales, con algunas pocas excepciones por debajo de ese rango. Sólo en 2011 y 2013 estuvo levemente por encima de 5. A lo largo del ejercicio 2020 dicho ratio mostró un sendero creciente, alcanzando un coeficiente de 7,98 al 30 de noviembre del pasado año, evidenciando de ese modo una situación financiera del gobierno provincial de mucha mayor holgura que la del conjunto de gobiernos locales”.

Se aclara que “el hecho de que las transferencias provinciales tengan una alta participación en el total de recursos de los municipios no se traduce necesariamente en una menor autonomía de los mismos”, sino del tipo de transferencias y como impactan en la capacidad de decisión de las mismas. Las transferencias pueden ser automáticas o discrecionales. Las primeras están garantizadas por leyes que establecen forma, cantidad y periodicidad. Las discrecionales son aquellas que el gobierno de nivel superior define cuánto, a qué municipio y cuándo transfiere. A su vez las transferencias pueden ser condicionadas (cuando la provincia o Nación la asigna con un fin específico y no se puede usar con otro destino) y no condicionadas o de libre disponibilidad. “De dichas clasificaciones se puede deducir con claridad que hay transferencias que resultan compatibles con la autonomía municipal mientras otras transferencias la menoscaban debido a que la condicionan en alguna de las variables relevantes: municipio destinatario, monto, momento y destino a aplicar a los recursos transferidos”, explicita el informe.

Autonomía, gasto y recursos “Toda definición de autonomía posee inevitablemente una mayor presión sobre el gasto público municipal. Ya sea por mayores funciones excluyentes de los municipios o por una mayor presencia en las funciones concurrentes con otros niveles de gobierno. Tal presión… implicará desbalances fiscales municipales que deberá prever cualquier diseño de autonomía municipal que se precie de un mínimo de seriedad”, se advierte y concluye que “la posibilidad de lograr autonomía municipal y equidad entre santafesinos en forma concurrente” se juega en cómo se atiendan esos balances.

¿Cuál sería una fórmula para resolver la mayor presión sobre el gasto público municipal? Una alternativa fiscal es dotar a los municipios de mayores capacidades para que procuren recursos propios. Sin embargo, si se tienen en cuenta las profundas asimetrías de las que se habló al principio de este artículo, que obedecen centralmente a las bases económicas de cada localidad, “se deduce que apostar a resolver desbalances otorgando a los municipios mayores capacidades para procurar recursos propios implicaría profundizar tales desigualdades preexistentes”, que a su vez resultaría “en distintas calidades de ciudadanía dentro de la misma provincia, según si el santafesino habite en un municipio con economía ‘rica’ o ‘pobre’”. Dicho de otro modo, profundizaría la existencia de “santafesinos de primera clase, santafesinos de segunda clase y santafesinos de tercera clase”. En definitiva alerta que si se sigue sólo esta variante “entrarían en colisión autonomía municipal y equidad entre coprovincianos”.

 

Para evitar la consolidación o profundización de las desigualdades entre municipios, Saglione y Olivares recomiendan otra variante en el diseño fiscal de la autonomía municipal que “consiste en poner el foco en el incremento de las transferencias provinciales”. Es decir, el Estado provincial cumplirá un rol redistribuidor que achique brechas entre los municipios. No obstante, advierten que “debe tenerse presente lo expuesto sobre la calidad de dichas transferencias y su compatibilidad con la autonomía municipal. Sólo las transferencias automáticas y no condicionadas (especialmente coparticipación de impuestos) son compatibles con la autonomía. Cualquier otro tipo de transferencias (condicionadas o discrecionales) implicarían en el fondo neutralizar la autonomía”.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online