Gallardo: “Lo que vi me hace sentir orgulloso”

Gallardo: “Lo que vi me hace sentir orgulloso”

Estación Deportiva
0

“Vengo a reconocer y a valorar a mi equipo”. Marcelo Gallardo llegó a la sala de conferencia, se sentó y fue directo y al hueso, como la mentalidad ganadora de su River. En medio de la calentura por la eliminación, eligió la mejor opción. No respondió preguntas, evitó las polémicas -y vaya si tenía condimentos con el VAR para soltar la lengua- y se encargó de enaltecer a los jugadores, ésos que dentro de la cancha llevaron al pie de la letra su mensaje y creyeron hasta el final.

“Mis futbolistas me han hecho sentir representado, me han emocionado por la forma en la que jugaron. Estoy orgulloso por la postura con la que enfrentaron el partido. Es una sensación plena, cuando uno mira las formas de un equipo y lo representa, no me queda mucho más por pedir”, expresó el Muñeco.

En la previa aseguró que River no era un desastre, que se iban a meter en partido y no defraudó a toda esa gente que creyó a pesar de que, con otro DT en el banco, se hubiese derrumbado con un 0-3 en la ida. Su figura es tan importante que el propio entrenador de Palmeiras tuvo una extraña actitud segundos después del pitazo final: lo fue a abrazar, lo apretó fuerte y lo llenó de elogios, mientras Gallardo lo único que quería era soltarse de la marca para ir a apoyar a los leones que dejaron la vida.

Y en medio del consuelo a un Nacho Fernández que rompió en llanto por lo que pudo haber sido su último partido, los jugadores del Verdao fueron a saludarlo de a uno en otra clara muestra de respeto y admiración. Su partido 100 a nivel internacional en el banco de River no tuvo el resultado esperado. Le faltó un puchito para poder quedarse con el pasaje a una final de Libertadores, pero de todas maneras la noche fue épica.

“Es una sensación plena. Cuando uno mira las formas de un equipo y lo representa no me queda mucho por pedir. Les agradezco por el partido. Lo que vi me hace sentir totalmente orgullo y dignifica mi profesión”, sentenció antes de levantarse abruptamente, masticando bronca tras una noche infartante en el Allianz Parque donde la heroica estuvo más cerca de lo que muchos podían llegar a imaginar.