Nacionales

Grieta en el Gobierno: Guzmán contra La Cámpora

Grieta en el Gobierno: Guzmán contra La Cámpora

El ministro de Economía pidió la renuncia de Federico Basualdo, secretario de Energía, y generó una crisis interna.

Según informaron medios nacionales, se desató una intensa interna en el Gobierno luego de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, le pidió al presidente Alberto Fernández la renuncia del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. “Si no se va él, me voy yo”, habría llegado a amenazar el líder del Palacio de Hacienda, después de que La Cámpora y el sector kirchnerista se resistiera a la orden.

El miércoles pasado, Fernández y Guzmán desayunaron en la Quinta de Olivos. Allí, de acuerdo a las fuentes del periódico Clarín, el funcionario planteó que debía acelerarse el aumento de las tarifas de los servicios públicos y sugirió que Basualdo deje su cargo. La pelea se basa en la creencia del ministro de la importancia de bajar el gasto multimillonario en subsidios a las empresas de permitiéndoles subir sus tarifas a los clientes al menos dos veces en este año, cuestión que no es aceptaba por el ala kirchnerista de la administración nacional. El mandatario y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, respaldaron al economista y le avisaron la novedad a la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, que habría avalado la decisión. Al menos en ese momento, repitieron las fuentes consultadas.

Cuando trascendió la destitución, Basualdo le contó lo sucedido a los líderes de La Cámpora, agrupación a la que es afiliado y que es encabezada por Máximo Kirchner, y los funcionarios “camporistas”, además de por la ex presidenta y su hijo, resolvieron hacerle frente al jefe de Estado y resistir al dirigente en su puesto en Energía. Así, el Frente de Todos volvió a sufrir una grieta y la crisis escaló de tal modo que entrada la tarde del viernes, se intercambió un mensaje entre los hombres y mujeres del Gabinete que integran la agrupación de Máximo: “Si Basualdo se va del Gobierno, nos vamos todos”.

Enterado del reto a su decisión, del “motín” de parte de sus compañeros de gestión, entonces fue Guzmán el que le planteó a la Presidencia que se había cansado de tener que convivir con el asedio constante de sus “supuestos” aliados de La Cámpora. “Es Basualdo o yo. Si no se va él, me voy yo”, transmitió a la Quinta de Olivos a modo de ultimátum.

Cabe resaltar que el profesional que estudió en universidades de Estados Unidos perdió hace varias semanas la sintonía con la vicepresidenta, a la que visitó y escuchó varias veces respecto a su plan para el pago de la deuda con el FMI, el aumento de tarifas y la necesidad de volver a aplicar un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para ayudar a los caídos del sistema laboral en el confinamiento de la pandemia. Más allá de los consejos, no actuó en consecuencia. A su vez, Guzmán se queja, de modo cada vez menos discreto, del fastidio que siente respecto al asedio político y de gestión que sufriría, según él, de parte de La Cámpora. Ocurre que militantes de esa organización fueron nombrados en las áreas claves del Estado que dependen de Economía y que definen la política energética nacional, como es el caso del secretario del área, Darío Martínez.

La Casa Rosada dejó trascender en las últimas horas que Basualdo dejará su cargo pero no en el corto plazo debido a que su desplazamiento se filtró a los medios antes de consensuarse de modo interno en el poder o, al menos, de hacerse efectiva su salida.

COMPARTIR