Internacionales

Israel aprobó una ley que complica aún más la eventual división de Jerusalén

Israel aprobó una ley que complica aún más la eventual división de Jerusalén

Elevó a dos tercios del Parlamento los votos necesarios para ceder parte de la ciudad a los palestinos.

El Parlamento de Israel aprobó ayer una polémica ley que dificulta aún más una eventual división de la soberanía de Jerusalén entre israelíes y palestinos, si se alcanzara un acuerdo de paz.

El proyecto, aprobado por 64 votos contra 51, estipula que cualquier cesión de una parte de la histórica ciudad a los palestinos necesita ser aprobada por dos tercios del Parlamento israelí, cuando antes bastaba con una mayoría simple.

La adopción de esta ley se produce pocos días después de una votación del comité central del Likud -el partido conservador del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu- de una resolución pidiendo acelerar la anexión de las colonias de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde hace 50 años.

Los palestinos reaccionaron con indignación. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, consideró que la ley es “una declaración de guerra contra el pueblo palestino y su identidad política y religiosa”.”Este voto indica claramente que Israel declaró oficialmente el final del llamado proceso de paz y que ya empezó a imponer políticas de hechos consumados”, declaró.

El proyecto sancionado fue presentado por un diputado del partido nacionalista Hogar Judío, y destruye aún más la esperanza de una solución de dos Estados en el conflicto entre israelíes y palestinos. Se da como una consecuencia más del descalabro que produjo la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

El estatus de Jerusalén es uno de los temas más delicados en el conflicto entre los israelíes y los palestinos. La comunidad internacional respetaba un consenso según el cual su estatus definitivo debía ser fijado en negociaciones de paz entre las partes, algo con lo que rompió Trump.

Israel reclama Jerusalén como su capital “eterna e indivisible”, mientras que los palestinos quieren que Jerusalén Oriental, ocupada por Israel en 1967 y anexionada años después, sea la capital de su futuro Estado.

“Hemos garantizado la unidad de Jerusalén”, declaró en un tuit el ultraconservador ministro de Educación israelí, Naftali Bennett. “El Monte de los Olivos, la Ciudad Vieja y la Ciudad de David seguirán siendo nuestros para siempre”, agregó.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online