Juicio por Maru: “¿No viste el otro auto? Éste venía ‘picando’ con otro”

Juicio por Maru: “¿No viste el otro auto? Éste venía ‘picando’ con otro”

Locales
0

De los tres testimonios de esta mañana sobresalió el del pasajero de un taxi que esperaba el cambio del semáforo en Chacabuco y Corrientes cuando presenció el momento en que el Fiat 147 embistió a Mariana. El taxista le ratificó al testigo que venían “picando”.

De los tres testigos que declararon esta mañana en una nueva audiencia en la Cámara 4ª del Crimen, sobresalió el de Juan Ignacio Castro, pasajero de un taxi que la noche del 2 de setiembre de 2011 presenció el momento en que la peatona Mariana Ellena (22) cruzaba Chacabuco y Corrientes y fue embestida por el Fiat 147 que conducía Catriel Bertorello.

El testigo relató que el conductor del taxi le corroboró que el Fiat de Catriel venía corriendo “picadas” con el Spazio azul de Gustavo Gastón Lucca.

Castro ratificó su declaración de la instrucción, que textual dice lo siguiente: esa noche “abordó un taxi para dirigirse a la casa de un amigo, conduciéndose éste por avenida Chacabuco (…) y al llegar a la intersección con calle Corrientes, el taxi detiene la marcha ya que el semáforo estaba en rojo, y allí observa a una persona de sexo femenino que estaba parada a la altura de la senda peatonal y comenzó a cruzar normalmente pasando por el frente del taxi.

“Cuando ya había atravesado la mitad de la Chacabuco, el deponente mira hacia la izquierda y ve que circulaba un auto, es ‘como que intenta detenerse un segundo, pero luego comenzó a correr, y fue en ese instante que el automóvil marca Fiat 147 de color blanco la embiste ya que venía circulando a alta velocidad’, motivando que la chica salga despedida hacia adelante por el aire, a unos tres metros de altura, cayendo sobre la carpeta asfáltica, donde comenzó a rodar dos o tres veces el cuerpo hasta que detuvo su recorrido en la rueda trasera izquierda de un vehículo estacionado.

“El Fiat 147 pasa por el costado de la chica y toca el freno pero continuó la marcha, por lo que el taxista decide seguirlo pasando por el costado del cuerpo de la chica que parecía muerta; el 147 detiene la marcha pasando la intersección con calle Entre Ríos, observando que en el mismo se conducían solo dos personas: una mujer que descendió del lado del acompañante gritando ‘mirá lo que hiciste’, y su conductor que tenía una herida cortante a la altura de la nariz, de donde emanaba sangre.

“Ambos se dirigen hacia donde se encontraba la chica tirada, por lo que el taxista hizo marcha atrás colocando el auto sobre calle Entre Ríos, desde donde observan que estas dos personas llegan hasta donde estaba la chica tirada, para luego encarar nuevamente hacia donde estaba el auto. Al preguntársele si observó que el auto venía corriendo picadas con algún otro vehículo manifestó que no sabe precisarlo, pero que el taxista al instante de producirse la colisión le preguntó: ‘¿no viste el otro auto?’, respondiéndole que no, pero le aclara que éste venía ‘picando’ con otro”.

Luego fue el turno de un chofer de colectivo de nombre Eric Henderson y finalmente la encargada de un edificio Delia Molina, quien recordó que “en un momento determinado sintió un ruido como de frenada fuerte de vehículos y luego un ‘estruendo tremendo’, y casi al mismo tiempo escuchó un ruido que le dio a entender que un auto arrastraba algo que iba raspando contra el asfalto”.

Relató que, al salir a la calle, el vehículo responsable ya había huido, pero que toda la gente reunida alrededor de Mariana le decía a la Policía que los involucrados habían sido “un 147, uno azul y uno blanco”, y que ambos vehículos “venían corriendo entre sí”. Las personas “insultaban y se quejaban aduciendo que siempre hacen lo mismo”, en referencia a las “picadas” en avenida Chacabuco.

El juicio seguirá el próximo lunes.

Día a Día