La UNC proyecta reciclar 7.200 kilos de desechos orgánicos en Córdoba

La UNC proyecta reciclar 7.200 kilos de desechos orgánicos en Córdoba

Provinciales
0

El reciclado continúa siendo una materia pendiente en la ciudad de Córdoba. Durante 2016 se enterraron en el relleno sanitario de Piedras Blancas, ubicado al sur de la Ciudad de Córdoba, alrededor de 744.320 toneladas y sólo se reciclaron 3.796 toneladas de materiales. El promedio por habitante arroja sólo 2,81 kilos de desechos recuperados.
Frente a esta realidad, la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) lleva adelante desde 2015 el programa de recolección y reciclado de residuos orgánicos de precocción generados tras la elaboración de las 1.300 raciones diarias provenientes del Comedor Universitario; además a esto se suman los compuestos originados en diferentes puntos claves del campus.

Para finales de 2017, se proyecta reciclar más de siete toneladas de desechos húmeros, lo que implicará una importante reducción de la basura que se traslada y vierte en el relleno sanitario urbano de la Capital.
“Queremos incrementar en un 20% el reciclaje de los desechos que se producen en el área. Para superar los 6.000 kilogramos compostados en 2016, incorporemos paulatinamente puestos de recolección como el laboratorio de Hemoderivados, algunos restaurantes y bares cercanos a las facultades”, indicó Viviana Rodríguez, arquitecta y coordinadora del Programa de Gestión Ambiental Sustentable (GASus) en diálogo con LA NUEVA MAÑANA.

En ese sentido, desde la Subsecretaría de Planeamiento Físico aseguraron que la principal meta es “la disminución del volumen de residuos de diferentes naturaleza generados diariamente por la UNC. Estamos impulsando acciones de concientización del manejo de la basura. El reciclaje es una arista fundamental en relación a lo ambiental, pero el punto de partida es la educación y la responsabilidad de la comunidad”, explicó Valentín Blarduni, quien se desempeña como encargado del Vivero de la Casa de Trejo.

La recuperación de residuos en datos

En el transcurso del 2015, se lograron recolectar y compostar 4.700 kilogramos de residuos húmedos en estado de precocción procedentes del Comedor Universitario. El producto obtenido del tratamiento se destinó a la producción de abono orgánico para el mantenimiento de los espacios verdes de la UNC.
Esa suma se elevó a 6.046 kilogramos en 2016, lo que representó cerca de un 29% por encima en la cantidad recuperada y reutilizada en igual periodo del año anterior.

Comparativo de recolección de resiuduos verdes 2016 – 2017


“Es indispensable seguir sumando bocas de recolección con la ambición de abarcar la totalidad de los residuos de la UNC. Pero además, es imperioso trabajar en la optimización de las cadenas de producción de orgánicos precocidos Actualmente, se agregaron al programa la cocina organizada por la Escuela de Nutrición y la cantina de la Facultad de Agronomía”, comentó Rodríguez.

En tanto, el programa articula dos áreas de la GASus, la gestión de residuos Orgánicos de alimentos y la gestión de residuos forestales de talas y podas resultantes de las actividades de conservación de las áreas verdes del predio universitario.
Al respecto, Blarduni detalló: “La elaboración de compost -fertilizante compuesto de desechos orgánicos bajo los niveles de temperatura, oxígeno y humedad adecuados– a partir de residuos urbanos y de restos de poda, es una práctica positiva desde el punto de vista ambiental y también económico, ya que reduce el uso de mantillo – turba-– que proviene de nuestro monte nativo en la producción de plantines de vivero. Además, destacó que “este accionar permite mejorar la calidad del suelo y disminuir el volumen de remanentes en vertederos urbanos”.

La utilización de sobrantes de poda, provenientes del mantenimiento de los espacios verdes universitarios, son triturados con el fin de reducir su volumen y su posible combustión. De esta forma, se transforman en un componente fundamental de la mezcla para la producción de abono orgánico.
“Según el criterio de confección de las pilas de compost, se establece una relación 1:1 entre los residuos húmedos y los restos de podas ‘chipeados’. Los mismos son estimados en base a los datos de los kilos que arroja la balanza de Comedor Universitario en donde son pesados los residuos húmedos y el cálculo estimado cubicado de chips”, indicó la coordinadora de GASus.
Desde el inicio del proyecto, ya se procesaron un total de 16 toneladas de ramas provenientes de las 130 hectáreas que componen el predio de Ciudad Universitaria.

Entre la concientización y el reciclaje

La arquitecta Rodríguez aseveró que “los programas de reciclaje de residuos orgánicos, sólidos y de restos de poda buscan disminuir el impacto ambiental de las actividades educativas”, haciendo de esto una misión en lo que respecta a la responsabilidad social de la UNC.
Asimismo, la coordinadora de GASus agregó: “Se trabaja sobre la generación de residuos, asumiendo el reciclado y la reutilización como una alternativa que redunda en un cambio de hábitos, sirviendo de ejemplo a la comunidad cordobesa. Es por ello que también contamos con un convenio firmado con los Centros Verdes de reciclado municipales donde se deriva los desechos sólidos generados para su clasificación”.

Por su parte, el ingeniero Blarduni manifestó que “la educación trasciende, debe enriquecerse con actividades que fomentan una forma alternativa y superadora de resolver los problemas generados por nuestra vida urbana y masiva”.

Para principios del 2018, la UNC pretende recuperar cerca del 60% de los residuos totales generados por la comunidad universitaria, lo que implicaría que sólo el 40% del total producido tendrá como destino final engrosar el relleno sanitario urbano.
“A fines de este año queremos poner en marcha un nuevo espacio donde se pueda realizar el tratamiento y separación de los residuos sólidos. Estamos dispuestos a avanzar con esta idea de colaborar desde la Universidad en el cuidado del medio ambiente de Córdoba”, completó Viviana Rodríguez.

La Nueva Mañana de Córdoba