Provinciales

Le sacaron el auto por manejar borracho: lo “robó” del corralón, se arrepintió y al otro día pagó la multa

Le sacaron el auto por manejar borracho: lo “robó” del corralón, se arrepintió y al otro día pagó la multa

El conductor tenía 2,37 de alcohol en sangre y fue denunciado por la Justicia por el hecho ocurrido en la zona sur de Córdoba capital.

Una insólita secuencia tuvo lugar en la madrugada del sábado en la zona sur de Córdoba capital. Un conductor borracho sufrió el secuestro de su auto por manejar con niveles de 2,37 gramos de alcohol en sangre“robó” su vehículo del corralón donde lo habían destinado y, al otro día, fue a pagar la multa por la infracción. Acto seguido, le volvieron a quitar su Audi A3.

La secuencia comenzó pasadas las 2 del sábado en un control de tránsito apostado en el cruce entre avenida Cruz Roja y Belardinelli, a metros de las vías del tren. Abordado por los inspectores del puesto, el conductor fue sometido al test de alcoholemia que arrojó un resultado inicial de 2,36.

Luego de esperar diez minutos para el segundo chequeo, la sorpresa fue aún mayor ya que los niveles marcaron 2,37 gramos de alcohol en sangre. A partir de allí procedieron al secuestro del auto, que fue destinado a un corralón ubicado a pocos metros del control, más precisamente en la calle Lisandro Novillo Saravia, al 480, en una colectora de la Cruz Roja.

De acuerdo a lo informado por Perfil, el conductor caminó hasta la playa de acarreo, sorteó la seguridad del establecimiento y se dirigió directamente hacia su Audi A3. Volvió a sentarse en el lugar del conductor y se fue del lugar, como si nada hubiera ocurrido y como si su estado de ebriedad hubiera desaparecido.

Las hipótesis sobre la facilidad del hombre para “robar” su propio vehículo del corralón se vinculan con el gran movimiento en el lugar debido a la constante entrada y salida de grúas con autos y motos confiscados. También con que el inspector que debe controlar el ingreso se ocupa de registrar y ubicar los vehículos en la playa, por lo que el accionar del conductor borracho pudo haber ocurrido en esos momentos. Al ver que faltaba el auto, el guardia radicó la denuncia en la Unidad Judicial N° 4.

La sorpresa llegó esa misma mañana del sábado cuando el infractor, tal vez arrepentido de su conducta, se presentó en Tribunales Administrativos Municipales de Faltas, a bordo de su Audi A3, para pagar la multa. Acto seguido, el coche fue trasladado al depósito de la Comisaría N°12. Asimismo, la denuncia fue caratulada como hurto, con intervención de la Fiscalía de Instrucción Distrito 1 Turno 4.

COMPARTIR