Internacionales

Lula da Silva tiene candidato en el caso que él no pueda serlo

El ex presidente enfrenta un juicio por corrupción. Si lo declaran culpable y no puede buscar la presidencia en octubre, el aspirante del PT será el ex gobernador de Bahía, Jaques Wagner

El ex presidente Lula da Silva prefirió quedarse en San Pablo y no acompañar, en Porto Alegre, las decisiones de un tribunal de segunda instancia que debe decidir si ratifica la sentencia del juez Sergio Moro. Este había condenado al líder del PT a 9 años y medio de prisión por lavado de dinero y delito de corrupción. Y el 24 de enero próximo, en la capital gaúcha, se debe desarrollar el segundo acto. Lula había prometido estar presente para encabezar manifestaciones de su partido y organizaciones sociales. Pero quiso evitar enfrentamientos con opositores del Movimiento Brasil Libre. Con todo, está prevista una protesta en la avenida Paulista, pleno centro de San Pablo.

El propio Tribunal Federal gaúcho informó a Lula y al PT, con anticipación, que el dirigente y precandidato presidencial no debe ir preso aun cuando se ratifique la condena de Moro. En un comunicado, los jueces dijeron que en esta instancia no corresponde la prisión, pues aún faltan otros recursos a ser presentados por los abogados. Este comunicado ayudó, sin duda, a enfriar los ánimos tempestuosos entre partidarios y enemigos del PT y de su líder histórico. Por idénticas razones el actual ministro brasileño de Justicia Raúl Jungmann descartó cualquier posibilidad de enviar las Fuerzas Armadas a controlar la situación en Porto Alegre, tal como había pedido el intendente de esa ciudad que es socialdemócrata.

Lo que entreven los juristas consultados por los medios es que la decisión de ratificar la condena o absolver a Lula no sea unánime. En cualquier caso, podrá haber un voto (de un total de 3) en disidencia. En ese caso, también estaría en una situación indefinida la participación o no del ex presidente como candidato presidencial para las elecciones de octubre próximo.

Según informes del PT fueron los propios defensores de Lula quienes le aconsejaron no estar en Porto Alegre para las manifestaciones. La propia dirección del PT evaluó que no sería la mejor opción, ante el perfil calmo que pretende transmitir el ex jefe de Estado. Un diputado del PT, Paulo Pimenta, que es precisamente de Río Grande del Sur, sostuvo que “no tiene sentido que esté aquí. Nuestras manifestaciones serán de solidaridad y apoyo, pero no tiene por qué participar”.

La estrategia del Partido de los Trabajadores es mantener la candidatura de Lula hasta último momento, aun cuando exista un escenario de condena. Y solo reemplazarlo cuando resulte inviable. En ese caso, la apuesta es que el candidato sea Jaques Wagner, quien fue gobernador del estado de Bahía hasta diciembre de 2014. Las chances del ex presidente sin embargo no están terminadas. Si la opinión de los jueces no es unánime (a favor de la condena) al ex gobernante le quedarán recursos para apelar. Entre ellos, el Tribunal Superior Electoral que será el que decide en última instancia si Lula puede o no presentarse. De acuerdo con el ministro de la Corte Suprema Luis Roberto Barroso, Lula puede intentar esa alternativa: “El ex presidente Lula no merece ser tratado ni peor ni mejor que cualquier otra persona. Debe ser tratado con distinción, con equidad, en la base a los elementos del proceso, con seriedad y respeto”, declaró.

Fuente: SM-CLARÍN

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online