Provinciales

Mestre se impuso a De Loredo y definirá la política de alianzas de la UCR de Córdoba

Mestre se impuso a De Loredo y definirá la política de alianzas de la UCR de Córdoba

El ex intendente de Córdoba se quedó con la conducción del congreso del radicalismo cordobés.

Después de más de seis horas de un debate caliente en Zoom, el congreso de la UCR cordobesa tiene nuevas autoridades. El concejal Rodrigo de Loredo deja su cargo y quien asume, tras ganarle la pulseada al angelocista Javier Fabre, es el mestrista Facundo Cortés Olmedo. De esta manera, el exintendente Ramón Mestre y el diputado Mario Negri vencieron a De Loredo y se quedaron con el órgano del partido para firmar alianzas con otras fuerzas.

Por lo que la definición de este sábado en el radicalismo cordobés generaba expectativa también puertas afuera del partido y la provincia, tras las tensiones que se vivieron en las últimas semanas entre algunas figuras nacionales del PRO y la UCR mediterránea.

La votación de este sábado terminó con 67 votos contra los 49 de Fabre y se terminó superando con amplitud el número de 62 congresales que se necesitaban para inclinar la balanza de los 122 que votaban. Concretándose así la supremacía de congresales que tenía Mestre y relegando nuevamente las intenciones de Sumar, el bloque de radicales de distintas vertientes que son opositores al extitular del Palacio 6 de Julio.

«Cerca de De Loredo minimizan la derrota en el congreso y sostienen el acercamiento al ex ministro Gustavo Santos, bendecido por Macri como candidato al Senado nacional en las legislativas de este año».

Ahora, la sociedad Mestre-Negri tiene controlado el Comité Provincia, con la presidencia del negrista Marcos Carasso; los representantes cordobeses en el Comité Nacional; y el congreso provincial de la UCR. Pero, además, el acuerdo concretará en los próximos días un nuevo capítulo: el sillón de vocal por la oposición en el Ersep, el ente regulador de servicios públicos cordobés. Y para ese lugar, se concretaría la llegada del negrista Daniel Márquez, en lugar del mestrista Cortés Olmedo.

En tanto, la tercera porción de esta sociedad que abrevia en Convergencia, también obtuvo sus réditos: porque el alfonsinismo que amagó a ir por afuera en el congreso, terminó unido. Llamados, mensajes por WhatsApp y conversaciones que se extendieron hasta las últimas horas del viernes, terminaron con el sector más crítico de la alianza y el acuerdo con el PRO, dentro de Convergencia.

Y de esta manera no hubo ruptura del legislador provincial Dante Rossi, ni del alfonsinista Sergio Piguillem, quien terminó como vicepresidente del congreso detrás de Cortés Olmedo. En tanto, la vicepresidencia segunda quedó para Gabriela Negri, la hermana del diputado nacional y exintendenta de Capilla del Monte.

Hacia abajo, la mesa ejecutiva del congreso quedó con siete dirigentes de Convergencia y tres de Sumar.

Por otra parte, el triunfo de Mestre, con Negri como ordenador, es un gesto hacia afuera del partido porque habían sido los ninguneados por Mauricio Macri en la última visita del expresidente a Córdoba. Por lo que, cerca del exdiputado mandan mensajes a la interna amarilla y ponen alfiles en el radicalismo bonaerense a jugar por Diego Santilli en provincia de Buenos Aires.

En tanto, cerca de De Loredo tampoco dramatizan tanto acerca de la derrota en el congreso y sostienen el acercamiento a Gustavo Santos, el bendecido por Macri como candidato al Senado en las Legislativas de este año. Jugada que tiene detrás a otros dirigentes como el intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, y al legislador provincial de buen diálogo con el PRO, Orlando Arduh.

Detalles clave en el carreteo de la campaña y los primeros punteos para el armado de listas.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24HS
Escúchanos las 24 hs Online