Nace el gremio de los piqueteros y sueña con integrar la CGT

Nace el gremio de los piqueteros y sueña con integrar la CGT

Nacionales
0

Está integrado por los movimientos sociales y lo lidera Esteban “Gringo” Castro

Los que estén de acuerdo con la constitución de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), tengan a bien levantar la mano”, anunció Esteban “Gringo” Castro, flamante secretario general del gremio que constituyeron hoy los movimientos sociales. Eufóricos, los delegados presentes alzaron sus brazos. “Los que estén en contra”, continuó. Nadie los levantó. “Ganamos por mayoría la votación. Felicitaciones compañeros”, exclamó, luego, Castro.

“¡Sindicato, tenemos sindicato!”, cantaba el público presente en el acto de presentación de la UTEP, realizado en el microestadio de Ferro.

Los “cayetanos”, grupo integrado por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista Combativa (CCC), Barrios de Pie-Somos y parte del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), cristalizaron el proyecto sindical que planifican desde hace meses. Con un fuerte apoyo del Gobierno, plasmado en la presencia de funcionarios y en un saludo especial del presidente Alberto Fernández, el nuevo gremio aspira ahora a ingresar a la CGT.

El Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, asistió al acto. Lo hizo acompañado por otros funcionarios de su cartera, vinculados al universo de los movimientos sociales, como Emilio Pérsico y Daniel Menéndez, secretario y subsecretario de Economía Social, respectivamente.

La titular del InadiVictoria Donda, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi y el referente social Fernando “Chino” Navarro, también fueron al acto. El mundo sindical estuvo representado por Juan Carlos Schmid, quien fue triunviro de la CGT hasta septiembre de 2018. También asistió Roberto Baradel (Suteba), referente de una de las dos facciones de la CTA.

“Es muy importante el lanzamiento de la UTEP. El trabajo se reconstruye de abajo hacia arriba, la Argentina crece de abajo hacia arriba. Crece con la economía popular”, señaló el ministro Arroyo al terminar el acto.

Juan Carlos Alderete (CCC), Norma Morales (Barrios de Pie-Somos), Jacqueline Flores (MTE), Dina Sánchez (FPDS), Gildo Onorato (CTEP) y el secretario general del nuevo sindicato, Esteban Castro, fueron los oradores. Castro lidera la CTEP desde 2010. Está casado desde 1997 con la actual intendenta de Moreno, Mariel Fernández, quien milita en el Movimiento Evita y compitió bajo el sello del Frente de Todos.

“De una vez por todas hemos sido reconocidos como laburantes. Ya no somos más planeros, subsidiados, piqueteros”, expresó Onorato, ante un prolongado aplauso de un estadio colmado. “Queremos que nuestros delegados puedan ser parte del consejo directivo de la CGT”, resaltó después Onorato, en referencia al recambio de autoridades en la central obrera, el 22 de agosto del año próximo.

Quien también se expresó en ese sentido fue Castro: “Es fundamental el ingreso [a la CGT]. El camino hacia la dignidad de la UTEP tiene que estar acompañado por el resto de los sindicatos”, afirmó.

La paridad de género también fue un tema recurrente. En el escenario convivieron pañuelos verdes por la legalización del aborto, con una réplica de la Virgen de Luján, junto a las frecuentes menciones al papa Francisco y a la Iglesia, de fluido diálogo con los movimientos sociales. “Vamos a trabajar para que sea un sindicato fuerte, feminista, y profundamente democrático”, apuntó Sánchez (FPDS).

El estatuto

En medio de la alegría y los festejos por la constitución del nuevo gremio, Castro explicó a LA NACION los pasos a seguir. “Tiene que tener regionales. Hay que presentar un nuevo estatuto y tiene que ser aprobado por el Ministerio de Trabajo. Ese proceso se inicia hoy. Pero para mí nació el 7 de agosto de 2016”, dijo, en referencia a la primera marcha conjunta que los movimientos sociales realizaron por San Cayetano.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, deberá entonces ahora resolver si aprueba el surgimiento del nuevo gremio. En la CGT no habría unanimidad para incorporarlo, en caso de que exista un pedido.