Provinciales

No fue magia, sino el desprecio de CFK por Córdoba

No fue magia, sino el desprecio de CFK por Córdoba

El análisis de los resultados en Córdoba bajo la mirada de uno de nuestros periodistas de la sección Noticias.

[divider][/divider]

No es difícil explicar por qué Córdoba eligió a Macri así, masivamente. Fue por Cristina. Mejor dicho, fue por Cristina y su crónico desprecio hacia los cordobeses, a quienes confundió con el Gobierno de De la Sota.

Dos momentos pintan de cuerpo entero esa pelea llevada al plano humano, más allá de la lógica tensión/discusión/debate de dos posturas enfrentadas.

La larga noche del 3 y 4 de diciembre de 2013, cuando ante un paro policial generado por la incapacidad del Gobierno cordobés, los funcionarios nacionales descolgaron los teléfonos para no atender los llamados de socorro. 48 kilómetros, unos 45 minutos de viaje por ruta, separan el cuartel de Gendarmería en Jesús María con el Centro de la ciudad. Una orden habría bastado, quizá, para aplacar la devastación social.
Pero no, Cristina no lo hizo. Y dejó que aquella noche fuese más oscura, y que el día siguiente fuese más terrible, más triste, más desolador.

14 meses después, el tiempo que un humano aprende a caminar, Cristina volvió a hacerlo: a los aludes que taparon Sierras Chicas, el Gobierno nacional sólo mandó un puñado de militantes de La Cámpora con pecheras y palas, pero ayuda de verdad, nada.

Vale la anécdota para dimensionar el desprecio: de los 500 millones de pesos prometidos (en préstamo) por la Nación para la reconstrucción, sólo llegaron hasta ahora 100 millones, y la rendición de cuentas por ese monto (insignificante para el Estado nacional) fue rechazada en siete oportunidades por el Ministerio de Economía. Aún quedan pendientes cinco giros de 80 millones cada uno, con incierta fecha de pago.

No fue magia. Fue la lógica reacción política de un pueblo tomado de rehén.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online