Estación Deportiva

Pádel: Un vínculo familiar en San Francisco

Pádel: Un vínculo familiar en San Francisco

En una charla distendida y llena de anécdotas, Darío Viglianco nos abre las puertas a su mundo en el pádel, un deporte que ha marcado su vida y la de su familia. Darío nos cuenta cómo el pádel se convirtió en mucho más que un simple pasatiempo.

«En realidad, el pádel llegó a mí en un momento de incertidumbre», comienza Darío con una sonrisa. «Durante la pandemia, cuando el fútbol estaba en pausa, decidí probar algo nuevo. Y así fue como me sumergí en el mundo del pádel junto con algunos amigos del ambiente futbolístico».

Con el pádel como refugio y entretenimiento, Darío encontró una nueva pasión y un lazo más estrecho con su hija Vicky. «Ver a Vicky interesada en el pádel fue el impulso que necesitaba para involucrarme aún más. Desde entonces, hemos compartido momentos inolvidables en las canchas, disfrutando del juego y fortaleciendo nuestro vínculo».

La emoción de compartir torneos y vivir la competencia en familia es palpable en las palabras de Darío. «Una de las experiencias más memorables fue cuando ganamos un torneo y mi hija me entregó el trofeo. Fue un momento lleno de orgullo y complicidad que guardo hasta el día de hoy».

Pero el pádel no solo ha sido una actividad recreativa para Darío y su familia. También ha sido un espacio para aprender y crecer juntos. «Manejar las emociones en la cancha es un desafío, especialmente cuando se trata de mi hija. Como padre, quiero que disfrute del juego y aprenda a enfrentar la frustración. Es un proceso de aprendizaje para ambos, pero cada obstáculo nos acerca más».

Además de su experiencia personal, Darío comparte su visión sobre el futuro del pádel en San Francisco. «Creo que es importante establecer límites en los torneos para garantizar una experiencia equitativa y accesible para todos. También es fundamental explorar nuevos formatos y modalidades de juego que puedan revitalizar la escena del pádel local».

 

COMPARTIR
SIGUENTE NOTICIA