Destacadas

Por qué el crimen de Capilla del Monte fue calificado como «Femicidio Vinculado»

Por qué el crimen de Capilla del Monte fue calificado como «Femicidio Vinculado»

Mientras Capilla del Monte todavía no sale de la conmoción por el horroroso hecho ocurrido el miércoles, la fiscal que entiende en la causa, Paula Kelm, imputó a Gerardo Reyna (39 años) del delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio vinculado” en perjuicio de su hijo Thiago (9), y de “homicidio en grado de tentativa” con los mismos agravantes en perjuicio de su hija Priscila (6).

“(El acusado y su ex pareja) estaban separados y, hasta el momento, determinamos que la firme decisión de no retomar la relación fue el desencadenante del hecho”, dijo la fiscal, quien aseveró que “no había denuncias anteriores ni intervención por parte de ningún organismo ni en La Rioja ni en Capilla del Monte, pero si había habido escenas de violencia hacia la mujer que no habían sido denunciadas”. Además, Kelm dijo que si bien el hombre no se lastimó a sí mismo, manifestó intenciones de hacerlo. La figura de femicidio trasversal está tipificada en el artículo 80 inciso 12 del Código Penal y se aplica cuando la intención del acusado es hacer sufrir a una ex pareja, en este caso dañando a los hijos.

Por otro lado, la niña mostró una leve mejoría luego de ser operada en la madrugada de ayer en el Hospital Pediátrico. “Se ha detenido la hemorragia y logró reaccionar. Son signos positivos. Ha reaccionado y abierto los ojos y eso significa muchísimo”, destacó María Teresa Angulo, directora del hospital. Brenda Moyano, quien reside en Chilecito y hacía una semana estaba en la localidad, afirmó que tras concretar el hecho Reyna le mandó fotos de su hijo cortado en un brazo. “Le pido que no meta a los chicos y ahí me mandó una foto de un brazo con sangre. Pensaba que era el brazo de él, no pensé que era el de mis hijos”, relató. Por su parte, Miguel Moyano, abuelo de los niños, señaló que tomó contacto con el asesino momentos antes del hecho y “no había notado nada violento”. “Mi hija no entiende lo que pasó. Me dijo que había sido agresivo (con ella) pero no así. Lo único que sé es que mi nieto está sin vida y mi nietita corre peligro”, finalizó.

Los “femicidios” y los “femicidios vinculados” existen en el Código Penal, artículo 80, desde el año 2012, gracias a la ley 26.791 que logró criminalizar especialmente los homicidios relacionados con la violencia de género. En el inciso 11, se agrava el homicidio de una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género (figura de “femicidio”); y el inciso 12 agrava el homicidio cometido con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación. Es un reflejo de lo que se define como “femicidio vinculado”.

La noción de “femicidio vinculado” fue un aporte teórico realizado por la Asociación Civil La Casa del Encuentro, que puso de manifiesto la motivación del agresor de hacer sufrir o castigar a la mujer mediante el asesinato de sus afectos o eliminar a quien se interponga o intente evitar el femicidio (personas, con o sin vínculo, que quedan atrapadas en la línea de fuego).

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online