Provinciales

Renunció el jefe de la Fuerza Antinarcotráfico

Martín Berger había asumido el 5 de mayo, cuando se puso en funcionamiento a la nueva fuerza. Seis meses después, decidió abandonar el cargo de forma sorpresiva. El subjefe sería su reemplazante, pero tiene que ser avalado por el Ejecutivo y la Unicameral.

[divider][/divider]

A poco de haber empezado a caminar, la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) se quedó sin jefe. Su titular, Martín Berger, renunció, por lo que ahora el cargo quedó vacante y su reemplazante deberá ser ungido por el Gobierno con el apoyo de la Unicameral, tal como lo establece la ley que le dio forma a esta nueva estructura.

Lo que significa que la fuerza pierde a su principal hombre a sólo seis meses de entrar en funcionamiento.

Según pudo establecer este diario a partir de distintas fuentes, Berger venía masticando la decisión desde hacía varias semanas y la oficializó al fiscal General de la Provincia, Alejandro Moyano, el jueves de la semana pasada.

Sobre los motivos de la renuncia, la explicación oficial apunta a que Berger (hijo de un exfiscal de Cámara provincial, Norberto, y hermano del fiscal de Laboulaye, Enrique) decidió concursar para ser fiscal de ­Cámara.

Berger es un abogado que antes de asumir al frente de la FPA era el director de Sumarios y Asuntos Judiciales de la Policía Judicial, lo que significa que controlaba todas las unidades judiciales de la provincia.

Al interior de la Policía Judicial era visto como un hombre de estrecha confianza del jefe de esa fuerza, Federico Storni.

Entre otras tareas, se encargaba de los sumarios internos que se abrían a los empleados por diferentes irregularidades.

Ahora, no deja de llamar la atención, tanto en el interior de la FPA como en la Unicameral, que haya declinado continuar en el cargo cuando todavía no concursó para este nuevo puesto al que aspira.

Por ello, se tejen diferentes hipótesis sobre su repentino apartamiento.

Trascendió que Berger no 
se sentía “cómodo” como jefe 
de una fuerza que tiene como objetivo central el combate contra el narcomenudeo en toda la provincia.

Durante su breve gestión de seis meses, mantuvo un marcado bajo perfil.

Sólo participó de algunos actos protocolares y tuvo que asistir a una conferencia de prensa que el fiscal General brindó el 24 de agosto último, luego de que en el programa de televisión Periodismo Para Todos , que conduce Jorge Lanata en Canal 13 de Buenos Aires, se divulgara un informe sobre el avance del narcotráfico en Córdoba.

“No había quejas contra él”, aseguró una fuente de la Justicia provincial.

Cuando fue propuesto como jefe de la nueva fuerza, en febrero último, su nombre causó una gran sorpresa.

De manera provisoria, quedará al frente de la FPA el actual subjefe, Francisco Adrián Salcedo (exnúmero 2 del cuerpo de élite Eter de la Policía provincial).

Aunque resta el aval del Gobierno de la Provincia y de la Legislatura, se especula que Salcedo sería oficializado como nuevo jefe, mientras que a su lugar ascendería el actual director de Personal de la FPA, Rubén Farías (exjefe de la división Homicidios, de la Policía).

Farías tuvo un rol clave en la conformación del actual cuerpo de 220 agentes, ya que la mayoría fueron preseleccionados por él. Todos provienen de la Policía provincial.

De esta manera, la estructura pasará a tener una impronta netamente policial.

Berger, en cambio, provenía del ámbito judicial, lo que suponía otra mirada para encabezar esta estructura.

“Con Salcedo y Farías va a tener un perfil más operativo”, agregó la fuente.

Inédita

La FPA es hija del narcoescándalo que terminó con seis efectivos de la desaparecida Drogas Peligrosas de la Policía imputados por una serie de supuestas irregularidades, según se investiga en la Justicia federal.

Aquel caso, que comenzó a ser investigado en julio de 2013, se destapó en septiembre de aquel año y en febrero siguiente el gobernador José Manuel de la Sota anunció su decisión de sacar la lucha contra el narcotráfico de la esfera Policial y crear una nueva fuerza que dependería del Poder Judicial.

En marzo de 2014, la Uni­cameral aprobó la ley 10.200 
que dio origen a la FPA, que pasó a la órbita del Ministerio ­Público Fiscal, algo inédito en todo el país.

Millonaria inversión
Para la FPA se acondicionó un predio especial frente al Parque Sarmiento y se incorporaron

26 camionetas para los equipos operativos (con leds azules y ­rojos para ser identificadas por vía aérea), para Capital e interior, además de 15 vehículos no identificables para tareas de inteligencia. El presupuesto incluyó, también, nuevo armamento y uniformes especiales.

La Voz del Interior

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online