Locales

Según encuesta, Llaryora aventaja a Baldassi

Así lo aseguran dos encuestas de Management&Fit.

[divider][/divider]

Aunque la expectativa del círculo rojo de la política se concentre en las dos Buenos Aires, hace ya varias elecciones que Córdoba y Santa Fe se convirtieron, respectivamente, en la segunda y tercera provincia con mayor peso electoral del país. Y el Gobierno nacional se ilusiona en meterlas en el lote de los distritos con triunfos en octubre. Dos encuestas de Management & Fit, a las que accedió Clarín, muestran que el objetivo es posible.

Ambas mediciones se enmarcan dentro de un trabajo nacional de la consultora, sintetizado en un informe de 50 páginas. Ese anticipo mostró una leve ventaja de Esteban Bullrich sobre Cristina Kirchner (28,5% a 27,8%) para el comicio de senadores nacionales bonaerenses y un amplio liderazgo de Elisa Carrió (39,4%) para diputados nacionales porteños, con Daniel Filmus (19,6%) y Martín Lousteau (16,6%) abajo y notoriamente lejos.

En Córdoba se da una particularidad. Por un lado, tiene muy buena imagen el gobernador Schiaretti, que encarna un peronismo moderado y de buena relación con el Gobierno nacional. De acuerdo con las mediciones de M&F, un 52,1% aprueba su gestión, contra un 36,3% que la desaprueba. Pero allí también tiene índices altos Mauricio Macri: en algunas encuestas, incluso, es la provincia donde junta más adhesiones su figura, por arriba de la Ciudad de Buenos Aires que gobernó durante 8 años. Se recuerda: la diferencia que el actual presidente sacó en Córdoba en el balotaje fue lo que explicó su triunfo sobre Daniel Scioli. Esto justificaría, en buena parte, la paridad entre el oficialismo local y el nacional de cara a las elecciones.

En Santa Fe, el escenario es bien distinto. Allí, la imagen del gobernador socialista Miguel Lifschitz luce golpeada. Según M&F, tiene un 36,4% de aprobación su gestión, contra un 44,9% de rechazo. Y esto se refleja en las mediciones electorales, donde el candidato del Frente Progresista Cívico y Social -que gobierna la provincia desde 2007- figura cuarto, con menos de 7 puntos de intención de voto. Una situación casi inédita para un oficialismo.

Para M&F, la fuerza mejor posicionada hoy es Cambiemos, con 23,3 puntos. Con una salvedad: en este caso, se midió al candidato que mejor perfilado aparecía en la interna de esta fuerza, Jorge Boasso. Pero hoy, por un problema con los avales que presentó para las PASO, este dirigente que desafió la orden de Macri de no ir a internas se estaría quedando afuera. Y la lista de Cambiemos quedaría encabezada por el postulante que bendijo el presidente, el radical Albor Cantard, cuestionado dentro de su propio partido.

En el sondeo de intención de voto en Santa Fe aparece segundo el ex ministro de Defensa Agustín Rossi, que representa al kirchnerismo dentro de la provincia. Tercero, en tanto, figura Octavio Crivaro, del Frente de Izquierda y los Trabajadores.

De acuerdo con los porcentajes de la elección presidencial de 2015, entre Córdoba (8,68%) y Santa Fe (8,36%) superan el 17% de los electores del país. Lejos del 37,1% de la provincia de Buenos Aires, pero arriba cada una del 7,95% de la Capital Federal.

En octubre, en Córdoba se ponen en juego 9 bancas: Cambiemos, además de la de Baldassi, arriesga 3 de la UCR; el bloque UNA, que incluye a Unión por Córdoba y el massismo, otras 3; y una última de un monobloque provincial.

En Santa Fe, en tanto, también se renuevan 9 bancas, distribuidas entre el PRO (3), la UCR (1), el Partido Socialista (2), el Frente para la Victoria (2) y el partido Demócrata Progresista (1), este último aliado de Cambiemos. Con una particularidad: hasta la elección pasada, la UCR jugaba dentro del Frente Progresista que gobierna la provincia. Pero con la llegada de Macri a la Rosada, para los comicios nacionales rompió su alianza con el socialismo y se juntó con el macrismo en Cambiemos. Esta situación explica también por qué la alianza del gobernador Lifschitz aparece a priori tan desdibujada.

Clarín

COMPARTIR