Estación Deportiva

Sportivo Belgrano: A nueve años del ascenso a la B Nacional

Sportivo Belgrano: A nueve años del ascenso a la B Nacional

Este jueves se cumple un nuevo aniversario de aquella tarde del 30 de junio del 2013 donde «La Verde» conseguía su pase a la B Nacional con el penal más gritado en la historia del club.

Muchos son los recuerdos de ese día, la ciudad estaba teñida de verde y en barrio Alberione se respiraba el sueño del ascenso. Todo era una telenovela, el torneo intachable que había hecho Sportivo, el empate conseguido en Tandil y la vuelta en casa, con nuestra gente, con un estadio repleto y el deseo de terminar festejando.

Un partido donde el corazón latía más rápido de lo normal, una pelota que entraba casi a los 38′ del segundo tiempo para Santamarina y la tarde que era un sueño parecía empañarse con una pesadilla. Pero como toda telenovela, los finales siempre se predicen con momentos felices y fue ahí, donde casi sin poder describirlo, el reloj ya marcaba los últimos minutos y aparece un penal, que se convertiría en el más gritado de la historia del club.

“La necesidad de ganar algo con el club del cual soy hincha después de una final frustrada en el 2005. Volver a San Francisco en el 2010 en búsqueda de ese objetivo, ser protagonistas durante tres años jugando finales por promoción que no se nos pudo dar y ese año, tuvimos un gran año”, relata Juan Manuel Arostegui, actual presidente de la institución, ídolo y autor del penal protagonista de aquella tarde.

El empate llevaba a Sportivo directamente a la B Nacional pero el destino hizo sufrir aún más al equipo dirigido en ese entonces por Carlos Mazzola. “Fue una telenovela ese partido, faltaban siete minutos y nos hacen un gol, estábamos afuera, y en tiempo de descuento viene el penal y la verdad que ahí me bajó tranquilidad porque se hizo justicia por todo lo que habíamos hecho, era injusto lo que estábamos viviendo”, describe Aróstegui.

La pregunta que le hacen cada año desde aquel día es la misma, es que nadie puede pensar lo que habrá pasado por su cabeza en ese momento. “Fui con total tranquilidad a patearlo y después ya recuerdo poco, los festejos, la verdad que fue conseguir algo que añoraba, habíamos trabajado mucho para eso. Disfruté mucho los años que jugué en la B Nacional con mi club”, recuerda el hombre que esa tarde hizo gritar a una ciudad con ese penal mágico. Y agregó “la verdad que con el tiempo me doy cuenta de lo importante que fue, y a medida que van pasando los años le voy dando más valor a ciertas cosas y esta es una de las cuales valoro y tengo siempre presente”.

Por otra parte, otro de los protagonistas de aquel plantel fue Emanuel Urquiza, que lamentablemente sufrió una lesión en la final de ida y no pudo estar en el campo de juego esa tarde pero sí estuvo alentando a sus compañeros desde la platea y recordó cada momento del torneo.

“Llegar a esa final fue hermoso, después de un año muy bueno que habíamos tenido. La primera final en Tandil fue un partido durísimo que nos terminan anulando dos goles y fuimos superiores al rival pero en resultado no lo pudimos plasmar y encima en el primer tiempo yo me lesiono en la rodilla y también lo terminan expulsando al Lucho Mazzina en ese partido que era un jugador muy importante para nosotros, nuestro capitán y a Agustin Gonzalez Tapia también”, recuerda Urquiza.

Luego de aquella primera final, llegó el momento de venir a San Francisco. “Fue un partido con muchas expectativas, recordar el estadio lleno, había venido toda mi familia a acompañarme en ese momento. La verdad que pensamos que se podía venir todo abajo con el gol de Santamarina en el segundo tiempo, que en realidad no lo veo, porque venía con las muletas y habíamos bajado con Lucho Mazzina de la platea que me acompañaba donde estaban todos los familiares y me lo perdi, gracias a dios que no lo vi”, relata entre risas Emanuel.

Después del gol en el descuento, ya todo era lágrimas de felicidad y la sensación de sueño cumplido, “yo era muy joven en ese momento, tenía mucha expectativa también sobre mi carrera y sin dudas que fue un salto muy importante en mi vida, en lo profesional, poder jugar encima con Sportivo en la B Nacional con equipos muy importantes como los hubo, Independiente, Banfield, Atlético de Tucumán, Unión y rozarnos a nivel nacional con esos equipos fue muy bueno, lo disfruté mucho”, manifestó el lateral.

Por último, resaltó “sin dudas que fue un antes y un después en mi carrera y voy a estar siempre agradecido a ese plantel que se brindó al máximo, con mucha humildad, muchos chicos jóvenes y la gente de experiencia que aportó muchísimo. Muy feliz de haber integrado ese plantel que logró algo histórico para el club, para la ciudad y hasta el día de hoy no los siguen recordando a todos y también esa amistad que quedó con la mayor parte del grupo, porque era un gran grupo humano y sin dudas que eso nos potenció como equipo para llegar a ese ascenso”.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online