Tras motines, en noviembre permitirán las visitas a cárceles bonaerenses

Tras motines, en noviembre permitirán las visitas a cárceles bonaerenses

Nacionales
0
La determinación desactivó un conflicto en seis penales de la provincia de Buenos Aires luego de que se registraran incidentes y toma de rehenes.

En una jornada en la que se producían motines en cárceles de siete distritos bonaerenses, autoridades del Servicio Penitenciario provincial (SPB) anunciaron esta tarde que a partir del próximo 14 de noviembre se reanudarán las visitas de familiares a los presos.

A esa fecha se llegó “a través del funcionamiento de las mesas de diálogo que se conformaron en los penales de la Provincia y en donde participaron autoridades del Ministerio de Justicia y DD HH, representantes del Poder Judicial y organismos de Derechos Humanos“, indicó el SPB a través de un comunicado.

El organismo indicó que esas visitas se realizarán “dando estricto cumplimiento a los protocolos de seguridad sanitaria para la preservación de la salud publica”.

Cabe recordar que este sábado presos de varios penales bonaerenses protagonizaban motines en reclamo de mejoras en las condiciones de detención, así como también que se autorice el regreso de las visitas familiares, que habían quedado suspendidas por la pandemia de coronavirus.

Los complejos penitenciarios afectados fueron los de San Martín, Melchor Romero, Junín, Florencio Varela, Campana y Lomas de Zamora.

La protesta se habría originado por la restricción de visitas a los penales de familiares en medio de la pandemia del coronavirus, aunque luego se agregaron otros reclamos recurrentes en las cárceles como la agilización de causas, además de mejores condiciones de detención.

La situación más tensa se producía en la Unidad Penal 48 con asiento en José León Suárez, en el partido de San Martín, donde los presos llegaron a tomar a cinco celadores, tres mujeres y dos hombres, como rehenes y con el pasar de las horas fueron liberados.

En ese establecimiento, se produjeron heridos, según confirmó un funcionario judicial a familiares que se encontraban apostados en las afueras del establecimiento, alguno de los cuales se habían protagonizado incidentes con policías, en las que hubo empujones, pedradas y gases, aunque sin mayores consecuencia.

El descontento de los presos se tradujo en un audio que circulaba en redes sociales: “No puede ser que la gente no respete el aislamiento. Abrieron hasta los shoppings y nosotros no podemos tener contacto con nuestras familias”, dice un hombre que se identifica como interno en una del las cárceles.