Internacionales

Una nueva oleada de refugiados reanuda la masiva marcha por los Balcanes

Miles de migrantes y refugiados desafiaron la lluvia, el frío y controles fronterizos para reanudar su marcha hacia el norte de Europa, mientras que un movimiento anti inmigrante alemán celebró su aniversario con una gran marcha que casi deriva en incidentes con otra manifestación rival.

[divider][/divider]

Más de 700.000 personas que escapan de guerras en Medio Oriente y África, sobre todo en Siria, Irak y Afganistán, llegaron a Europa en 2015, muchos de ellos pasando por Turquía, Grecia y los países de los Balcanes Occidentales, en busca de nuevas vidas en Alemania u otros estados de la Unión Europea (UE).

Las tensiones han ido en aumento por el aluvión de inmigrantes por los Balcanes luego de que Hungría cerrara sus fronteras, el sábado pasado, desviando el flujo hacia Croacia, al Suroeste, y Eslovenia, más al Oeste, que por su parte limitaron los ingresos.

Mientras miles de refugiados avanzan y otros miles siguen varados a la espera de la intermitente apertura de fronteras, los gobiernos de los tres países volvieron acusarse hoy de haber empeorado la situación con las distintas medidas, muchas veces contradictorias, que han adoptado para lidiar con la crisis.

Hoy, miles de refugiados resistieron horas de frío y fuerte lluvia mientras esperaban en la frontera serbio-croata, uno de los cuellos de botella de la zona, con familias enteras cubiertas con mantas y lonas acurrucadas en torno a hoguerras mientras niños caminaban descalzados con el barro hasta los tobillos.

Trabajadores humanitarios advirtieron varias veces de las pésimas condiciones de espera para mujeres embarazadas y ancianos, y tras algunas horas las autoridades croatas abrieron la frontera y dejaron pasar a entre 2.000 y 3.000 personas que habían estado varados desde que Hungría cerró sus fronteras.

El límite fue cerrado al cabo de algunas horas, dejando a unos 5.000 refugiados o migrantes esperando del lado serbio, cerca de la localidad de Sid, informaron medios croatas citados por la agencia de noticias EFE.

En la otra punta de Croacia, en su extremo Oeste, miles de refugiados siguieron llegando a la frontera con Eslovenia en colectivos fletados por el gobierno croata.

El Ministerio del Interior esloveno dijo que unos 5.000 migrantes alcanzaron hoy el límite en distintos puntos, y que la mayoría de ellos pudo pasar. Al menos 900 ya entraron en Austria al caer la noche, agregó el Ministerio en un comunicado.

El gobierno esloveno ha señalado que solo puede recibir a 2.500 refugiados diarios, mientras que a Croacia han llegado unos 6.000 en los últimos días.

La portavoz en Belgrado del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Mirjana Milenkovski, declaró al portal de noticias serbio B-92 que unos 10.000 refugiados habían entrado en Serbia en las últimas 24 horas desde Macedonia.

En medio de la desesperada situación de los refugiados, Eslovenia y Croacia se acusan de actuar de forma egoísta y sin aplicar las normas europeas.

Eslovenia, un país de dos millones de habitantes, dijo que Croacia no identifica a los refugiados en centros de acogida, sino que se los manda directamente y actúa como un «mero transportador». Al mismo, señaló que no puede aceptar a más gente porque Austria ha limitado las entradas, algo que Viena niega.

Croacia, por su parte, afirma que la culpa la tiene Grecia, el primer país de la UE al que llegan los refugiados en su ruta desde países como Irak, Siria o Afganistán, por no registrarlos.

La principal meta de los refugiados es Alemania, la mayor economía de la UE, que este año espera recibir a cerca de un millón de refugiados y donde la política de puertas abiertas de la canciller Angela Merkel ha generado tanto elogios y apoyo como rechazo y hasta violenta resistencia.

Dos días después de que un neonazi apuñalara en el cuello a una política alemana por refugiados y la dejara malherida, el movimiento xenófobo Pegida exhibió hoy su poder de convocatoria en Dresde, en el este de Alemania, desafiando a los miles de manifestantes que trataron de neutralizar su marcha.

La capital sajona se convirtió así en escenario de las dos caras de la Alemania actual -la que predica tolerancia y la que exige el cierre de las fronteras-, coincidiendo con el primer aniversario de las marchas de tinte xenófobo.

Entre 15.000 y 20.000 seguidores de Pegida, según la policía, tomaron la Theaterplatz, en el corazón monumental de la ciudad, con banderas alemanas y pancartas protestando contra la acogida de refugiados o caricaturizando a Merkel a lo «Teresa de Calcuta», imagen tomada de una reciente portada del semanario Der Spiegel.

En las plazas adyacentes, también en el centro, unos 14.000 ciudadanos, en su mayoría jóvenes, bailaban al son del «Clandestino» de Manu Chau y trataban de silenciar con sus gritos las consignas de la concentración islamófoba.

Un millar de policías antidisturbios se emplearon en mantener separados a los dos bandos, entre amagos de cargas contra grupos de jóvenes -algunos encapuchados- que trataban de sortear el cordón de seguridad o los que se encaramaban a farolas y andamiajes de edificios en obras para saltar a la Theaterplatz.

Pegida, que unos meses atrás parecía haber entrado en estado agónico, se ha revitalizado en medio de la crispación y ha regresado a las calles de Dresde, impasible al rechazo generalizado que genera en el resto del espectro político alemán, con excepción de la euroescéptica Alternativa para Alemania (AfD).

Hoy era un día especial, porque festejaba -a su manera- su nacimiento, en octubre de 2014, entonces secundada por apenas un par de centenares de seguidores.

Semana a semana, sus manifestaciones de los lunes fueron cobrando mayor fuerza, hasta derivar en marchas de decenas de miles de personas y dejar de ser considerado un fenómeno minoritario para desatar la alarma del oficialismo y la oposición parlamentaria.

Merkel ha conminado repetidamente a sus compatriotas a no secundar esas marchas, que en enero pasado llegaron a la cifra récord de 25.000 manifestantes.

Telam

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online