El empleo precario ya alcanza a la mitad de los trabajadores del país

El empleo precario ya alcanza a la mitad de los trabajadores del país

Nacionales
0

Un informe de la UCA señala que menos de la mitad de la población economicamente activa trabaja en condiciones de total formalidad. Entre 2010 y 2018, la proporción de subempleos inestables se duplicó.

Un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA)presentado este lunes señala que los trabajos temporarios de baja remuneración, conocidos popularmente como changasse duplicaron en la población económicamente activa entre el 2010 y el 2018.

Según los resultados de la encuesta que recoge datos del tercer trimestre de 2018, sólo el 44,1% de la población económica activa de más de 18 años había logrado acceder a un empleo estable “en blanco”. Un 9,9% se encontraba desempleada pero el 18,6% de los trabajadores realizan su tarea cotidiana en los denominados “subempleos inestables”. Es decir, con contratos precarios, sin gozar de derechos laborales ni certeza de estabilidad en los mismos. Vale aclarar que los salarios recibidos por esos trabajos casi nunca están atados a ningún tipo de convenio colectivo ni algo que se le parezca. El 27,2% restante contaba con un empleo regular pero precario, “con niveles de ingresos superiores a los de subsistencia, pero sin afiliación alguna al Sistema de Seguridad Social”, publica La MAñana.

En 2018, el ingreso medio mensual de los trabajadores del sector micro-informal fue un 41% menor que el ingreso del total de ocupados. En ese año el ingreso medio mensual del total de los ocupados fue de $ 17.454, el de los trabajadores del sector micro-informal de $ 10.283, el de los ocupados del sector privado formal de $ 24.985, y el del sector público  de $ 22.987. En el mismo año el ingreso horario de los trabajadores de este sector fue un 38% menor que el del total de ocupados. En ese año el ingreso horario del total de los ocupados fue de $ 126,8, el de los trabajadores del sector informal de $ 79,1, el de los del sector privado formal de $ 179,2 y el de los ocupados por el sector público $ 157,9” especifica el trabajo.

Según detalla el informe, entre 2010 y 2018, la proporción de subempleos inestables pasó de 9,7% a 18,6% de la población económicamente activa. “Este fuerte incremento, originado principalmente por las políticas contra cíclicas de generación de trabajos vinculados a un mercado interno de consumo de bajos ingresos y/o a programas de empleo, fue el que compensó el comportamiento de la desocupación (la cual disminuyó de 11,4% a 9,9%) en un contexto persistente de falta de inversión productiva y de ausencia de creación de empleo pleno”, advierten.

El sector estudiado fue aumentando durante los últimos años “la proporción de ocupados en el sector micro informal de la estructura productiva” referenciadas estas en “actividades laborales autónomas no profesionales o llevadas a cabo en pequeñas unidades productivas de baja productividad, alta rotación y baja o nula vinculación con el mercado formal”. Tal es así que a finales de 2018, este sector reunía a casi la mitad (el 49,3%) de los ocupados en nuestro país.

En el mismo momento, según detalla el informe, los ocupados en el sector público representaban el 14,9%  y solamente el 35,8% de los ocupados realizaban actividades en el sector privado formal.