Provinciales

El futuro gobierno estudia el rojo de las cuentas públicas

El futuro gobierno estudia el rojo de las cuentas públicas

Después de 6 años, la Provincia cerrará 2015 con déficit. Para asesores de Schiaretti, es complejo, pero no preocupante.

[divider][/divider]

En el cierre de la tercera gestión de José Manuel de la Sota, las cuentas públicas provinciales terminan con el rostro más desencajado de los últimos años.

Eran varias las voces, en especial desde la oposición, que venían alertando sobre un callejón que iba a desembocar en un déficit imposible de esquivar.

Incluso influyentes asesores de la actual administración, por lo bajo, reconocían el escaso margen que quedaba, a raíz de la pelea con la Nación y la aceleración del gasto en el último año.

La hoja de ruta de 2015 había arrancado con una proyección de resultados más ajustada, pero con la previsión de un superávit de 457 millones de pesos. Ese horizonte se desplomó en el segundo semestre y ahora el propio Gobierno estima un “rojo” de 1.951 millones.

Pero De la Sota se va y con él también arma valijas Ángel Elettore, el contador que manejó las finanzas cordobesas durante los últimos 12 años.

No habrá, como en otros cambios, una “autoherencia”.

El que deberá reacomodar las cargas es el gobernador 
electo, Juan Schiaretti, para quien la dinámica financiera provincial no es un terreno desconocido.

Tampoco para su equipo de asesores económicos, que conoce en carne propia el estrés de orbitar lejos de la Casa Rosada. Pero parece que Schiaretti ha sido capaz de evangelizar 
su optimismo, incluso entre varios pragmáticos del futuro gabinete.

“Los números, el déficit, muestran una situación compleja, que sería mucho más complicada si las cosas no cambian”, deslizó uno de los técnicos en los que confía Schiaretti.

“Pero la relación con la Nación va a cambiar. Hay un piso, estamos en cero; peor no se puede estar. Sea quien sea el próximo presidente, la relación va a mejorar”, completó.

Es la misma hipótesis que Schiaretti viene esbozando desde su campaña para volver al Centro Cívico, aunque ahora todo está en pausa por el efecto balotaje.

Otro asesor del gobernador electo reconoció que la segunda vuelta presidencial dilató la estrategia de generar un acercamiento lo más rápido posible para tener un panorama un poco más claro sobre el corto plazo.

Planteos

Si bien se descuenta que, en la renegociación, Córdoba pondrá sobre la mesa lo que más pueda, la principal aspiración es destrabar fondos para la Caja de Jubilaciones.

Más allá del reclamo judicializado por 1.040 millones de pesos y de los giros no enviados en los últimos cinco años, el objetivo es recuperar el flujo de recursos a futuro que, entre otras cosas, permita derogar el diferimiento previsional.

También hay cierta expectativa en la relación fiscal, incluso más allá de la causa de los fondos que se detraen para la Anses. “No puede ser que Córdoba sea una de las principales productoras de soja y reciba menos que otros distritos”, se quejó otro de los interlocutores del futuro mandatario.

También parecen contados los días de la tasa vial. En los retoques impositivos abrochados al Presupuesto 2016 algunos aseguran ver la mano de Schiaretti para poner todo el poder de fuego en Ingresos Brutos.

Ese tributo cobijará el año próximo un fondo de infraestructura que se aplicará entre los contribuyentes que facturen más de 14 millones de pesos anuales, con mayor incidencia para los que superan los 100 millones.

El impacto no sólo se verá en los 1.875 millones de pesos proyectados que reportará ese fondo (que además no se coparticiparán), sino también en el efecto dominó que tendrá, ya que terminará afectando a toda la cadena hasta el consumidor 
final.

Eso provocaría una mayor recaudación del tributo por inercia, más allá del fondo específico que, en los papeles, equivale a dos tasas viales. En otras palabras: resignar el gravamen a los combustibles ya tiene un paraguas.

Además, los técnicos que rodean a Schiaretti creen que había otras vías para reforzar los ingresos antes de caer en la creación de una imposición antipática que suda cada vez que se la somete a un test de constitucionalidad.

Ventanas

En el horizonte de la futura gestión provincial también se dibujan, a mano alzada, ventanas para asomar al mercado internacional.

El equipo que desembarcará en el Ministerio de Finanzas ya tiene en mente pasar por los bancos Interamericano de Desarrollo y Mundial con proyectos específicos, entre ellos, el cierre de la avenida de Circunvalación y otras obras de infraestructura.

Pero también se buscarán oportunidades para refinanciar el vencimiento del Boncor 2017, que el propio Schiaretti colocó en su gestión anterior y que equivale a 596 millones de dólares. El objetivo es tomar nueva deuda por ese capital, pero con una tasa de interés mejor y plazos que estiren el pago del compromiso.

Por lo demás, y siempre en líneas generales, el futuro gabinete de Finanzas mantendría el mismo esquema administrativo dentro de esa cartera y en la contabilidad del Gobierno; es decir, usando los canales que 
estructuró Elettore.

Como misión de fondo, Schiaretti pidió eficientizar los recursos y las herramientas para prestar mejores servicios por lo que, por ejemplo, se profundizarán los mecanismos para el recupero de recursos.

En ese punto, están en la mira las acreencias de los hospitales públicos cuando atienden a pacientes que tienen obra social.

La Voz del Interior

 

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online