Destacadas

Inverosímil relato del policía Lencinas

Inverosímil relato del policía Lencinas

Según el uniformado nunca lo golpearon a Saire, ni le ocasionaron lesiones. Tras no haber querido declarar en el día de ayer, Diego Lencinas dio su versión de los hechos este jueves pasado el mediodía en el segundo día de las audiencias. Está acusado de haber golpeado brutalmente a Fernando Saire.

Stefani manifiesta en su declaración que le aplicó » una llave» y chocaron con muebles en un supuesto intento de contener al joven, pero su compañero Lencinas en ningún pasaje de su relato reconoce haberlo golpeado ni tampoco explica una situación creíble en la cual pueda haber surgido una lesión de la magnitud que tuvo el damnificado y de la cual relataron varios testigos.

Declaración de Diego Lencinas


Empezó relatando: «El día del hecho eran aproximadamente las 05;40 hs, yo me encontraba haciendo limpieza. En este momento yo me dirijo hacia el interior de la comisaría y veo que había dos personas que querían hacer una denuncia. Uno de ellos, Saire, se encontraba muy molesto por lo que había pasado en Ninna».

Y siguió: «En ese momento, entra un masculino que no fue identificado, rubio, bastante alcoholizado. Era escandaloso. Podía percibir el olor a alcohol que tenía. Me dirigí a él porque con esa actitud no le iban a poder tomar la denuncia. Establezco conversación con la persona».

A su vez, que en ese momento, Saire se interponía y lo interrumpía, pero de manera prepotente. «Yo le decía que se calle porque él no tenía poder de autoridad, la autoridad era yo, con voz firme y clara, yo me dirijo hacia Saire para explicarle que las decisiones las tomaba yo», aclaró.

También, Lencinas indicó: «Había femeninas en la recepción, yo me acerco a Saire,para que se callara, que si iba a ser la denuncia se quedará sino que se vaya. Me acerco para que se calle, se retire o haga la denuncia. Él estaba apoyado con su codo izquierdo en la recepción de unidad judicial».

Asimismo, agregó: «En el momento que estaba cerca, él sin mediar palabras, hace un giro y me roza en mi hombro derecho. Fue un momento rápido, brusco, no pierdo el equilibrio pero sí, me hace retroceder un poco. Por esa acción yo decido retirarlo, tomandolo de su hombro derecho, para hacerlo girar, tomarlo de atrás y conducirlo hacia afuera. En ese momento nos trabamos, porque veía que se resiste».

Siguiendo con su relato, dijo que se trabó con las piernas de él y nos vamos al piso. «Él cae y yo caigo encima pero no en totalidad, casi en rodillas.En ese momento nos reincorporamos, ahí me colabora el compañero (Stefani) tomándolo de atrás con la intención de sacarlo afuera. También es como que se resistía el señor Saire de que lo saquen».

Y continuó: «Llegan hasta la puerta de vidrio, se encontraba cerrada, ambos golpean y se movió el marco. Mi compañero intenta sacarlo, tomándolo de la remera y no pudo hacerlo porque el señor Saire se notaba de que no quería. En ese momento cuando golpean, mi compañero lo suelta y se me viene hacia mí».

En consecuencia, contó: «Mi compañero le da alcance, lo vuelve a tomar de atrás y es ahí cuando decido colaborarle a mi compañero para la detención y a partir de ahí llevarlo hasta la oficina de alcaldía. En ese momento de resistencia, él decía «Filmen esto, que es la policía que tiene Nina» también diciendo que era «un curro», entre nosotros, los policías y Nina, en reiteradas ocasiones».

Luego de ello, relató que una femenina exhibió su celular para tratar de filmar. «Yo lo suelto a Saire y estirándome me acerco a la femenina, se lo tomó limpiamente al celular y lo pongo arriba del mostrador. Cuando le libero el brazo, se toma del escritorio de la isla más grande» (Haciendo referencia a la media luna que hay al ingresos de la comisaría).

En ese momento entraron dos compañeras, Oviedo y Toranzo y Lencinas les dijo que le den el celular a la chica.
«En el momento que Saire se aferraba al mostrador con su brazo, yo traté de tomarlo del antebrazo para que zafe y suelte el mostrador y después me fui a los dedos, mano con mano, sin pegarle para que suelte. Logró aflojar con una técnica en la parte de la musculación del antebrazo. Sin golpes», aclaró.

«Quedo yo de un brazo, Saire en el medio y mi compañero en el otro brazo. Al pasar por la puerta de vidrio de patio interno y jefatura, el trabajo en binomio no se coordinó y ahí caemos los tres. Nos reincorporamos, seguíamos tomándolo, llegando casi a mitad del patio, en el trayecto nos topabamos con motos retenidas. Todavía Saire no quería que los reduzcamos», expresó.

A su vez, manifestó: «Yo logro llegar con él con un brazo hacia atrás, hacía la puerta de alcaldía. Mi compañero se vuelve hacía la recepción de comisaría. Yo llevo a Saire hasta la oficina de alcaldía. Lo primero que hago es agarrar una silla, la arrastro y la tiro hacia atrás en nuestro escritorio. Hice esto para que no haya elementos al alcance del detenido para que no sean utilizados en contra nuestra».

Después, Lencinas dijo que Saire gritaba y él le decía que se calle. «Yo trataba de que se calme,con voz firme y clara. Regresa mi compañero», añadió. A su vez el relevo de guardia ya se había hecho presente. Había ingresado el Sargento Benito, lo saluda, dejó su mochila y se retira.

«No sé en qué momento pero el señor Saire me pide explicaciones y quería saber mi nombre. Le anoté mi nombre en un papelito. En ese momento que queríamos tomarle los datos, él manifestaba que era jefe del correo argentino.
A los datos nos lo da porque ingresa la oficial Carrizo, establece una conversación con él. Una vez que ya tenía los datos me dirijo a la Unidad Judicial para dárselo a la sumariante de turno, la oficial Agüero para que consulte a fiscalia», remarcó.

Posteriormente, dijo que regresó a alcaldía y que ya estaba el relevo de guardia. Antes de retirarse la oficial Carrizo, pidió un móvil para llevarlo al Hospital, como protocolo, según su declaración. «La oficial Carrizo dice que cuando se desocupe un móvil, me lo envía. El relevo de guardia nos recibe lo mismo el detenido porque yo nunca escuché que manifestara dolor, la guarida entrante tampoco porque sino, no nos recibe el detenido. Saire ya estaba calmado», señaló.

«Antes de irme establezco una conversación con él, no sé si se acuerda, que dependiendo de la fiscalía, si quedaba por delito o contravencion, si no tenía antecedentes, se iba a ir. Él me comenta que ese mismo día tenía que viajar.
Luego con el cabo Baravalle, lo ingresamos al patio interno de la alcaldía y allí había entre 8 y 10 detenidos. Los despierto para hacer un control de detenidos junto con la guardia entrante y después me retiro. Las femeninas estaban afuera del Hall», agregó.

Por último, manifestó antes las preguntas de su abogado defensor, Dr Felipe Trucco que hace 12 años es policía y que recibió reconocimientos por una investigación que realizó de manera personal, logrando capturar a un pedófilo y la invitación de formar parte de un grupo táctico que no tiene antecedentes en la fuerza.

Caso Saire: la palabra de la víctima y uno de los acusados

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online