Locales

Otro intento de estafa 

Otro intento de estafa 

El pasado domingo por la tarde, la familia Biolatto de Devoto fue víctima de un intento de estafa telefónica. Las estrategias para el engaño se asemejaban a las de episodios anteriores, incluyendo un premio tentador y un pago de dinero para asegurar la entrega. Felizmente, supieron defenderse.

[divider][/divider]

La maniobra se inició con un llamado telefónico a la familia de Daniel Biolatto, en donde les informaban que eran los felices ganadores de un automóvil OKM, valuado en  $ 450 mil. Para acceder al premio debían abonar un pago en efectivo por Rapipago, de $ 6500. Esa era la supuesta “habilitación para que el Palacio de Justicia les hiciera el giro del dinero”.

Para apoyarse en sus argumentaciones, los estafadores nombraban la página web de la supuesta empresa: mobiltecno360.webnode.com. Allí se ven los premios y el reglamento del concurso.

Sin embargo, la página web mencionada, se aloja en un servidor de páginas gratuitas, lo que no permite verificar la identidad de sus responsables. Además presenta notables errores de ortografía; entre ellos la dirección del mencionado Palacio de Justicia, que –dicen- está en la calle “Talcaguano” (por Talcahuano) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por suerte,  la familia Biolatto no se deslumbró con la promesa de los $ 450 mil que les iban a girar. Ellos lograron actuar con serenidad, consultando a diferentes fuentes de información, que les permitieron verificar que, como suponían, estaban frente a un intento de estafa.

Entre otros, recurrieron a la Subcomisaría Devoto, la empresa CLARO, Rapipago, Defensa del Consumidor  y hasta la AFIP, en cuya base de datos pudieron verificar que la empresa  “mobiltecno 360” no existía.

Así, lograron asegurarse de que era un intento de estafa, pero no consiguieron ninguna prueba que pudiera servirles para incriminar a estos verdaderos delincuentes.

Finalmente, decidieron bloquear los números de teléfono de la familia, para que ya no pudieran contactarlos. Sin embargo, los estafadores lo hicieron el lunes por la mañana,  al único celular que había quedado disponible, pero quien atendió dijo “número equivocado” y así se terminó todo contacto.

Después de lo ocurrido, la familia Biolatto decidió compartir su experiencia con la comunidad, para evitar que otros vecinos sean engañados en su buena fe. Su sugerencia es “no volverse loco,  pensarlo, tomarse el tiempo para averiguar” para que “de los delincuentes nos cuidemos entre todos”.

Diario Devoto

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online