Nacionales

Repudiados y sin margen de traslado: cómo es el encierro de los acusados del crimen de Báez Sosa

Repudiados y sin margen de traslado: cómo es el encierro de los acusados del crimen de Báez Sosa

Los ocho rugbiers están alojados en la Alcaidía de Melchor Romero a la espera del inicio del juicio oral. Repartidos en cuatro celdas, pasan encerrados 23 horas al día.

Permanecen encerrados casi todo el día, se contagiaron Covid, son repudiados por la población carcelaria y ningún penal bonaerense tiene lugar para recibirlos: los ocho rugbiers están alojados en la Alcaidía de Melchor Romero a la espera del inicio del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido hace dos años cuando Villa Gesell vivía una intensa actividad turística, ante decenas de testigos y frente a cámaras de seguridad que captaron el ataque.

Entre las 4.41 y las 5 de ese 18 de enero del 2020, la Avenida 3 y el cruce con el Paseo 102 de esa ciudad balnearia vivió una de las escenas más cruentas de violencia callejera que terminó con el crimen de Báez Sosa.

Fueron tantas las imágenes de cámaras de seguridad y de teléfonos celulares de turistas que registraron el ataque, que los agresores que quedaron filmados fueron identificados en muy poco tiempo y unas horas más tarde la policía logró la detención de los rugbiers Máximo Thomsen (22), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (20), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (22), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22).

El día a día de los detenidos

Fuentes penitenciarias señalaron que los ocho detenidos están alojados en uno de los sectores que componen la Alcaidía Departamental La Plata 3, ubicada en la localidad bonaerense de Melchor Romero.

Se encuentran distribuidos en cuatro celdas contiguas con capacidad de dos cada una, y al igual que el resto de los detenidos, tienen acceso al patio de recreación, así como otras actividades recreativas, pero de una manera totalmente limitada.

«Están en una alcaldía que no tiene nada que ver con una cárcel. Lo único que hacen de esparcimiento es una hora por día en el patio, después están 23 horas encerrados en la celda», aseguró a Télam un allegado a los detenidos.

Si bien la Alcaldía posee diferentes talleres para los reclusos, como por ejemplo de carpintería, en la actualidad se encuentran cerrados por protocolos contra el coronavirus.

Al igual que el resto de los detenidos, reciben visita de sus familiares una vez por semana, los días jueves, cuando les proveen de mercaderías y artículos personales para su higiene.

Al respecto, una fuente consultada indicó que los ocho jóvenes se contagiaron el año pasado, «pero no dijeron nada para que no los internen», reveló, y a su vez señaló que ya todos han sido vacunados contra el virus.

Al igual que el resto de los detenidos, reciben visita de sus familiares una vez por semana, los días jueves, cuando les proveen de mercaderías y artículos personales para su higiene.

Los rugbiers cuentan con un solo teléfono celular que comparten los ocho y con el cual se comunican con sus familiares mediante llamadas o mensajes de texto, ya que no tienen habilitada ninguna red social.

Una fuente de la investigación sostuvo que habían solicitado el trasladado de los detenidos a otro penal del Servicio Penitenciario Bonaerense, que cuente con mejores condiciones, pero se ha denegado ese pedido.

«Las familias pidieron el traslado, pero nadie se quiere hacer cargo de ellos»

«Las familias pidieron el traslado, pero nadie se quiere hacer cargo de ellos. Ahí (en la Alcaldía) están seguros porque están juntos, en otras cárceles no les garantizan estar juntos«, relató la fuente consultada.

Por otra parte, desde el momento de su ingreso, se les efectúa un seguimiento médico y psicológico por los profesionales correspondientes.

Manteniendo el bajo perfil, los ocho detenidos imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa «son respetuosos con el personal penitenciario», indicó la fuente consultada, la que agregó que «no tienen ningún privilegio».

Los ocho rugbiers están alojados en la Alcaidía de Melchor Romero a la espera del inicio del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa. Foto archivo.

Juicio oral

En octubre último, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, dispuso que el juicio oral contra los rugbiers se iniciará el 2 de enero de 2023, con la declaración de más de 130 testigos a lo largo de 22 jornadas, informaron fuentes judiciales.

Los ocho afrontan cargos por «homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas», delito que prevé la prisión perpetua.

Graciela Sosa: «Espero que la Justicia les dé la pena máxima a los asesinos de mi hijo». Foto archivo.

Además, en el juicio se debatirán las responsabilidades penales de todos ellos por las lesiones sufridas por cinco amigos de Fernando que se encontraban con él cuando fue asesinado.

En la causa fueron sobreseídos otros dos jóvenes acusados de ser partícipes necesarios: Juan Pedro Guarino (21) y Alejo Milanesi (21).

El crimen de Fernando se produjo «entre las 4.41 y las 5 del 18 de enero de 2020, frente al local bailable ubicado en avenida 3 y paseo 102, pleno centro de la localidad balnearia de Villa Gesell», frente al boliche bailable «Le Brique».

Según la fiscal Verónica Zamboni, los ocho jóvenes que serán juzgados «acordaron darle muerte» al joven estudiante de derecho, y para ello «previamente, distribuyeron funcionalmente sus roles», luego de que «minutos antes, al encontrarse en el interior del local bailable, tuvieran un altercado» con él, «quien se encontraba acompañado con su grupo de amigos».

La fiscal indicó en su requerimiento que, «aprovechándose del estado de indefensión de la víctima, con el fin de darle muerte y cumplir con el plan acordado, los acusados le propinaron» en el suelo «varias patadas en su rostro y cabeza», y los golpes le produjeron «lesiones corporales internas y externas» que «provocaron su deceso en forma casi inmediata, al causarle un paro cardíaco producido por shock neurogénico debido a un traumatismo grave de cráneo».

El episodio quedó registrado por cámaras de seguridad y de teléfonos celulares de testigos, por lo que los sospechosos fueron identificados y detenidos horas más tarde en la casa que alquilaban, a pocas cuadras del lugar.

También fueron pruebas clave el análisis de los chats y los videos hallados en los celulares de los propios imputados y donde se hallaron mensajes como el de Lucas Pertossi anunciándole al resto que Fernando «caducó», o las pericias que encontraron sangre de la víctima en prendas de vestir de alguno de los rugbiers.

«ESPERO QUE LA JUSTICIA LES DÉ LA PENA MÁXIMA A LOS ASESINOS DE MI HIJO»

Lo aseguró Graciela Sosa, madre de Fernando Báez Sosa, a días de cumplirse el segundo aniversario del crimen del joven estudiante, ocurrido en la localidad balnearia de Villa Gesell y por el cual hay ocho rugbiers detenidos imputados aguardando el juicio oral, establecido para enero de 2023.

«Los asesinos de mi hijo son mayores de edad y deben ser condenados para ser un ejemplo que no vuelva a suceder porque toda la juventud tiene derecho a divertirse y volver a su casa», dijo a Télam Graciela Sosa.

La madre de Fernando pidió que, en el juicio oral, que comenzará el 2 de enero de 2023 en los tribunales de Dolores, «la Justicia les de la pena máxima» a los ocho imputados por el crimen de su hijo.

«Lo que le hicieron no tienen perdón. A mi hijo no le dieron la oportunidad para defenderse. Jamás volveremos a abrazarnos», sostuvo la mujer, el tono pausado y la voz quebrada.

Por el crimen del joven estudiante de abogacía están detenidos e imputados ocho rugbiers: Máximo Thomsen (22), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (20), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (22), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22).

Además fueron sobreseídos Juan Guarino (21) y Alejo Milanesi (21).

«No puedo creer que chicos de la misma edad de Fer lo hayan matado. No me entra en la cabeza», aseveró.

Y agregó que cada vez que ve el video donde golpean y matan a su hijo, el dolor que siente «es terrible».

Al cumplirse dos años del hecho, Graciela y su esposo Silvino convocaron a un acto interreligioso en el lugar donde fue asesinado su hijo.

El mismo será el martes a las 19, en Avenida 3 y Paseo 102, de Villa Gesell, frente al bolicue «Le Brique», donde se pedirá «por la paz, la Justicia y contra la violencia».

Será la primera vez que Graciela y Silvino estarán en el mismo sitio donde su hijo fue asesinado.

La mujer sostuvo que aún no sabe cómo se sentirá al estar allí, pero aseguró que espera «ser fuerte» para asistir al sitio y continuar pidiendo «Justicia por Fernando».

«Estamos muy tristes, imposible de poder aceptar y de creer lo que ha ocurrido con nuestro hijo. Se van a cumplir dos años de su brutal asesinato y para mí es como que no corre el tiempo», expresó, y agregó que aquel 18 de enero, junto a su esposo «recibimos la peor noticia de nuestras vidas que es el asesinado de Fernando».

«Tratamos de ser fuertes, pero no es nada fácil. Es algo que no le deseo a ninguna familia. Perdimos lo mejor, con él se fue nuestra alegría. Nada tiene sentido para nosotros. Este dolor es para siempre. Fernando nunca regresará a nuestras vidas», aseveró.

Graciela dijo que cuando ve en la televisión otro caso donde un joven es agredido a la salida de un boliche recuerda la imagen del asesinato de su hijo.

«Con todo lo que nos pasó, viendo que hay tanta violencia, me causa tristeza y se me presenta la imagen de aquel día trágico del asesinato de mi hijo. Uno debe salir a divertirse y regresar a su casa sano y salvo», concluyó.

ORACIÓN INTERRELIGIOSA EN EL LUGAR DONDE MATARON A FERNANDO

Al cumplirse dos años del asesinato de Fernando Báez Sosa, ocurrido a la salida de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell, se realizará una oración interreligiosa en el lugar donde ocurrió el crimen con la presencia de los padres del joven.

“En homenaje en el segundo aniversario del asesinado de nuestro hijo, Fernando José Báez Sosa, el 18 de enero de 2022 hacemos una convocatoria en Paseo 102 y Avenida 3, donde se celebrará una oración interreligiosa por la paz, por la justicia y contra la violencia. Esperamos contar con la presencia de todas las personas que nos quieran acompañar ese día tan difícil para nosotros, muchas gracias a todos por el apoyo que siempre nos brindan”, dijo Graciela Sosa, madre de Fernando (18), en un mensaje difundido por Télam.

La ceremonia será a las 19 frente al boliche “Le Brique” y contará con representantes de cinco religiones: la católica apostólica, la anglicana, del judaísmo, la musulmana y la mormona.

Cada líder hablará y presentará una cita o referencia religiosa por “paz, justicia y contra la violencia”.

Los oradores serán Monseñor Gabriel Mestre, Obispo de la Iglesia Católica de Mar del Plata; Eric Escala, Arzobispo de la Iglesia Anglicana en Argentina; Miguel Steuermann, Director de la Radio Jai en América Latina, en representación del judaísmo; María Inés Deluchi, representante de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones); Monseñor Dante Luis Bergonzi, de la Iglesia Católica Apostólica Argentina y el Imam Marwan Gill, presidente de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Argentina, además de un pastor evangélico de la ciudad de Villa Gesell.

Por último, Silvino y Graciela, los padres de Fernando, dirán unas palabras, según informaron a Télam desde la organización del acto.

“El lema será ´Amor para todos, odio para nadie´, y vamos a rezar por Fernando y por la paz, para condenar la violencia y el odio”, dijo a Télam el Imam Gill, uno de los convocantes.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online