Nacionales

Se consume más carne de cerdo que de vaca

Se consume más carne de cerdo que de vaca
En los últimos tres meses los cortes vacunos sufrieron la suba de alrededor del 45 % y eso inevitablemente hizo caer el consumo interno y generó cambios en la población a la hora de elegir qué comprar.
 Hablar de aumentos en la Argentina es prácticamente una obviedad, y decir que los argentinos adaptan sus preferencias en función del bolsillo también lo es. Tal es así que cuando el ama de casa organiza sus compras, lo hace en función de los precios, pasa de primeras marcas a segundas y terceras, deja de lado algún producto que pasó a ser inaccesible y así se van modificando los hábitos, no por elección sino por obligación.
Pero si bien esto no es lo ideal, este escenario complejo en lo económico, despierta la creatividad de los comerciantes que, para sostener sus negocios, generan ofertas atractivas para con los clientes.
Las carnicerías hoy atraviesan dificultades debido a los últimos incrementos en la media res y a la suba de las tarifas, que llevó a trasladar los precios al mostrador y derivó en una importante caía del consumo de carne vacuna.
“El consumo de la gente se está inclinando por los cortes de cerdo, que es una alternativa muy buena y a mitad de precio, las prestaciones de la carne son iguales, muy versátil para cocinar y sobre todo más barata”, dijo Federico Epelbaum, titular de una cadena de carnicerías de la ciudad. Y agregó, “con el mismo dinero que comprás 1 kilo de pulpa de ternera que hoy ronda los 270 pesos, te llevás 2 kilos de pulpa de cerdo que está en los 140 pesos”.
Es de público conocimiento que en la mesa de los argentinos el asado es prácticamente “religión” y que podemos privarnos de muchas cosas, pero al menos de una manera más esporádica, nos damos el gusto de comer un asadito.
Federico, al ser consultado sobre esto, dijo “notamos que se hace un esfuerzo, pero no se deja, quizás se alterna con achuras y algo menos de carne, o se agrega algo de cerdo, pero no se privan del asado”, indicó. En definitiva, ante un panorama inflacionario y con bolsillos flacos, lo que más crece es la habilidad de los ciudadanos para hacerle frente a la crisis, cambiando no los gustos pero si las costumbres.
DLO
COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online