Internacionales

Su hija se sentía mal, los médicos le dijeron que no tenía nada y murió al día siguiente: “Me arruinó la vida”

Su hija se sentía mal, los médicos le dijeron que no tenía nada y murió al día siguiente: “Me arruinó la vida”

Una investigación señaló la supuesta responsabilidad de los médicos del hospital que atendieron a la nena, ya que descubrió una “serie de fallos” que podrían “haberse solucionado de otra manera”.

Maya Siek, una nena británica de seis años, comenzó a sentirse mal a fines de diciembre de 2022, por lo cual su mamá, Magda Wisniewska, la llevó a un hospital ubicado en Margate, una localidad del condado de Kent en Reino Unido.

Ahí, le dijeron que el malestar se debía a una posible amigdalitis y le recetaron unos antibióticos. A pesar de que la madre insistió con que la nena se encontraba en un estado grave, le dieron el alta, la mandaron a su casa e intentaron tranquilizarla diciéndole que “no era nada”.

Cuando ambas volvieron a su casa, la nena se desmayó y tuvieron que volver de urgencia al centro de salud. Ahí, le hicieron una serie de estudios, aunque el posible diagnóstico seguía siendo el mismo. En esta ocasión, la advertencia era otra: si los síntomas persistían, tenía que volver.

Durante esa noche, Maya empeoró notablemente y su mamá la llevó rápidamente al mismo hospital, pero ya era demasiado tarde debido a que le dijeron que estaba sufriendo una sepsis, una reacción extrema del cuerpo a una infección. En pocas horas, y pese a los intentos por salvarla, la menor sufrió un paro cardíaco y murió.

Tras el trágico hecho, la familia inició una denuncia contra el hospital y la forense Catherine Wood llevó adelante una serie de peritajes. En su investigación que concluyó en la última semana, se identificó irregularidades cometidas por el personal médico que resultaron de interés para la causa: “Hubo fallos en relación con la gestión de Maya en el centro médico”, indicó Wood.

En principio, porque la decisión de haberle dado el alta a Maya la primera noche fue “inapropiada”, ya que la evidencia demostró que la nena presentaba “condiciones crónicas” relacionadas a problemas con el hígado graso y un engrosamiento de la pared del corazón.

En la audiencia judicial, en la cual se presentó la investigación de la forense, la madre de la nena dijo que estaba “completamente decepcionada” por confiarle la vida de Maya al hospital. “No le prestaron la suficiente atención que necesitaba, hubo errores en el tratamiento. Me arruinaron la vida y nuestra familia nunca será lo mismo sin ella”, expresó Wisniewska. “Desafortunadamente, ya es demasiado tarde para nuestra hija, pero espero que cualquier cambio que se haga ayude a salvar las vidas de otros chicos”, concluyó.

COMPARTIR