Locales

Llaryora mejora el tratamiento de los residuos urbanos en San Francisco

Llaryora mejora el tratamiento de los residuos urbanos en San Francisco

El intendente decidió llamar a licitación para alquilar equipos que optimicen el funcionamiento del enterramiento sanitario

[divider][/divider]

El Gobierno municipal llamará a licitación para alquilar una topadora montada sobre un tren de orugas. La operación demandará una inversión de 1.100.232 pesos, que saldrán del erario municipal. La contratación se extenderá por un plazo de 6 meses, con cláusula para prorrogarla por un período similar.

El trámite de arrendamiento de la maquinaria ya cuenta con el visto bueno del Concejo Deliberante, por lo que en los próximos días se podría materializar la incorporación del equipamiento requerido para las tareas que se desarrollan en el relleno sanitario.
La topadora montada sobre un tren de orugas servirá para los trabajos que constantemente se deben realizar en el vertedero municipal, como tratamiento y disposición de los residuos, movimientos de suelos para la cobertura de la basura y compactación de ese material.
Según datos oficiales, al vertedero municipal ingresan diariamente 80 toneladas de desperdicios de todo tipo, un volumen muy significativo que demanda la operación constante de maquinaria para distribuir los desechos en el sitio preparado para el enterramiento.
En colaboración con la Secretaría de Ambiente de la Provincia, el Gobierno sanfrancisqueño encaró la concreción de mejoras en el predio de enterramiento de la basura urbana.
Entre las principales acciones figuran la apertura y adecuación de una nueva fosa para la disposición final del material recogido por la empresa encargada del servicio de limpieza de la ciudad.
El vertedero municipal de residuos urbanos nació en la década del ’80 como un relleno sanitario modelo. Está ubicado a unos 6 kilómetros al sur de la zona urbana y ocupa un predio de 60 hectáreas.
El terreno consta de un área para enterramiento con 12 celdas de confinamiento impermeabilizadas, de 50 por 100 metros, en las que se deposita el contenido de los camiones de la prestadora del servicio de recolección, que se lleva a cabo 6 días por semana.
A ello se suma el material que transporta el propio municipio.

Instalaciones

En las instalaciones también existen celdas para acumulación del lixiviado proveniente de la degradación de la basura, que se envía hacia un desagüe que concluye en el canal San Antonio.
El inadecuado manejo de las instalaciones terminó convirtiendo el relleno sanitario en un basural a cielo abierto.
Para revertir esa debacle el municipio debió encarar fuertes inversiones para solucionar esa situación. Sin embargo, como el predio tiene aún algunas falencias, el intendente Llaryora pretende subsanarlas antes de finalizar su gestión al frente del municipio.

COMPARTIR
AHORA MIRANOS EN VIVO LAS 24 HORAS
Escúchanos las 24 hs Online