Destacadas

Frontera: una noche de pasión acabó en la comisaría

Frontera: una noche de pasión acabó en la comisaría

En Frontera, un hombre de unos 60 años aceptó la invitación de una joven para pasar la noche juntos en un hotel alojamiento de esa ciudad. Sin embargo, los planes de ambos no eran los mismos.

Según informó el medio santafesino «Rafaela Noticias», todo comenzó con un encuentro casual en la calle, cuando ambos protagonistas de la historia aceptaron compartir una habitación.

Al llegar al lugar, el hombre fue a comprar una bebida para compartir con la mujer, pero la última en lugar de esperarlo, huyó con el teléfono celular de su acompañante.

El episodio terminó en la comisaría de Frontera, donde la víctima denunció a la delincuente por hurto.

Que no te enreden las “viudas negras”

Son tipos de delincuentes que ya tiene su historia en las páginas policiales. Su arma principal es la seducción. Solitaria, apacible y amante de la noche, la viuda negra no es agresiva. Sin embargo, una dosis de su «veneno» puede matar a cualquiera que le parezca apetecible. No estamos hablando del arácnido que lleva este nombre, sino de mujeres que se dedican a buscar presas para robarles.

Generalmente salen por las noches a elegir a sus víctimas: en su mayoría hombres solteros o divorciados de más de 40 años y de buen poder adquisitivo.

Sus escenarios de operaciones son variados: bares, shoppings y confiterías de la ciudad. Según cuentan los investigadores policiales, los trucos que usan son tan efectivos como un veneno: seducen, hacen que las inviten a su casa o a un hotel, les piden compartir una copa y ahí, en la bebida, colocan un potente somnífero que sumerge a la víctima en un profundo sueño. Luego la desvalijan y escapan. El infortunado se despierta varias horas después.

En este tipo de delito no hay una fórmula única de prevención. Estas delincuentes rediseñan su estrategia y tejen sus redes de acuerdo a la víctima. Sin embargo, es importante que sigas tus instintos y seas precavido si aceptás invitaciones de mujeres desconocidas.

Muchos, por vergüenza, no hacen la denuncia. Los casos en los que las «viudas negras» han podido ser detenidas ha sido gracias a la colaboración de los damnificados. Ante un caso de «viuda negra» llamá sin dudarlo a la Policía.

COMPARTIR